Trapos de colores en Colombia revelan resistencia y solidaridad

Trapos o prendas de vestir rojas y de otros colores en balcones y en puertas de los hogares son señal de solidaridad y manifestaciones de ciudadanos en tiempos del coronavirus. En Órbita conversó con la edilesa de la localidad de Chapinero, Marcela Clavijo.

Colombia atraviesa una crisis sanitaria y económica que ha provocado que vecinos se organicen para ayudarse entre sí. El país ha reportado 4.149 contagiados y 196 fallecidos por el nuevo coronavirus.

En Chapinero —centro norte de la capital Bogotá— los impactos del COVID-19 se hacen sentir en especial en los trabajadores ambulantes, artistas y artesanos que no pueden desempeñar sus tareas. La edilesa Marcela Clavijo dijo a En Órbita que la situación es delicada y que el aumento de la violencia de género es otro de los problemas clave con los que hay que lidiar.

La entrevistada explicó que colgar un trapo rojo en el exterior de los hogares «es símbolo de hambre, de color morado significa que el residente sufre violencia intrafamiliar y el azul indica que está enfermo de coronavirus, pero estos últimos son los que menos se ven».

Esta semana, el presidente Iván Duque confirmó que la cuarentena obligatoria fue extendida hasta el 11 de mayo.

«El impacto de esta extensión es principalmente social. Hay preocupación por el aumento de feminicidios, de violencia intrafamiliar y suicidios. Pero con la cuarentena se busca disminuir y aplanar la curva de contagios. Creo que debemos tener este confinamiento por un tiempo, hasta quizá los primeros días de junio», consideró la edilesa de Chapinero.

En su diálogo con En Órbita Clavijo también se refirió a los trabajos de la alcaldía en el reparto de alimentos, y relató el impacto psicológico de la medida sobre la población.

Polémica por retorno de escolares en Uruguay

En el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19, este miércoles 22 de abril recomenzaron las clases con muy pocos alumnos. El Gobierno había anunciado la reapertura de 540 escuelas, de un total de 970 ubicadas en 17 de los 19 departamentos del país.

No se tomó en cuenta el departamento de Canelones, vecino a Montevideo, por ser el que tiene mayor cantidad de casos luego de la capital y por la gran cantidad de alumnos que comprende.

En Órbita conversó sobre esta primera jornada con el director de Educación Rural del Consejo de Educación Inicial y Primaria de Uruguay, Limber Santos.

«La asistencia de niños ha sido baja. Tenemos un buen número de escuelas con cero asistencia, y en otras la mitad o menos de la mitad de estudiantes en general», dijo el entrevistado.

Finalmente, la actividad se concretó en 344 locales a los que asistieron 1.000 niños pero en 80 escuelas no recibieron alumnos.

Muchos de estos centros de educación permanecen cerrados debido a falta o escasez de agua, o a la espera de auxiliares que suplanten a quienes cumplen esas tareas y no pudieron trabajar por integrar el grupo de riesgo.

Además, faltan los resultados de los hisopados realizados a 130 docentes y cuatro auxiliares que viven en localidades donde hay casos confirmados de COVID-19.

El Ejecutivo de Luis Lacalle Pou decidió, bajo el argumento de la falta de conectividad, la diferencia entre el modelo pedagógico con las ciudades y la necesidad de muchas familias de que los niños almuercen en la escuela. La dirección de Escuelas Rurales no fue consultada previamente.

Santos afirmó que no es correcto el argumento de la falta de conectividad y que los niños rurales están en desventaja o desconectados de sus maestros. El entrevistado destacó también la heterogeneidad de las escuelas rurales uruguayas.

«No se trata de escuelas rurales iguales. Algunas son muy pequeñas y están muy alejadas de las rutas nacionales y de grandes ciudades, pero hay otras de más de 30, 40, 100 alumnos, muy próximas a las capitales», manifestó.

De acuerdo con el protocolo establecido, la asistencia a las aulas no es obligatoria y habrá clases solo tres veces por semana en un horario reducido de tres horas.

Por la pandemia, el Día de la Tierra se extiende

Se conmemoró la jornada en su edición 50. La celebración será de tres días y está marcada por las cuarentenas a nivel mundial, a raíz del COVID-19. Pero más allá de la crisis sanitaria, este año hubo incendios históricos en Australia y la peor invasión de langostas en África en décadas.

La Organización Meteorológica Mundial alertó que el lustro 2015-2019 fue el más cálido del que se tiene registro. Se alcanzó una temperatura media global 1,1 grados superior a la de la era preindustrial. La entidad advirtió que en en los próximos cuatro años se llegará a temperaturas medias récord, especialmente en zonas de latitud alta y en la superficie terrestre.

Entre este miércoles y el viernes 24 habrá varios eventos para seguir por la web. El más importante es el Earth Day Live. Artistas, celebridades y líderes sociales serán parte de la transmisión.

Los organizadores crearon un mapa mundial en el que se pueden dejar mensajes sobre la protección de la Tierra y de sus habitantes. Además lanzaron la iniciativa Earth Challenge 2020, una aplicación móvil que reúne información científica.

Por su parte, la ONU instó a los gobiernos a “utilizar sus respuestas económicas a la pandemia del coronavirus para hacer frente a la emergencia aún más profunda del cambio climático”.

Estas y más noticias en En Órbita. Pueden escucharnos todos los días a las 18 horas de México, las 21 horas de Uruguay y las 0 GMT.