Trabajadores denuncian el “desmantelamiento de los servicios del Mides en forma silenciosa y en medio de una pandemia”

Los trabajadores y trabajadoras integrantes de los diferentes equipos de la red de servicios por una vida libre de violencia basada en género del Instituto Nacional de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), manifestaron en un comunicado su preocupación por el futuro de los servicios, a raíz de la decisión de las nuevas autoridades de dejar sin efecto la licitación pública por la que se seleccionaron organizaciones de la sociedad civil para seguir brindando asistencias. 

Lucía Gulisano, integrante del Sindicato Único de Trabajadores de Instituciones Gremiales y Afines (SUTIGA), explicó que la mayoría de los programas del Ministerio están bajo este tipo de convenios, siendo gestionados mediante organizaciones de la sociedad civil y la secretaría de Estado.

En los servicios que tienen que ver con violencia, cada dos años se realiza una nueva contratación para renovar el servicio y los puestos de trabajo. A fines del 2019 el Mides comenzó el proceso licitatorio correspondiente pero las nuevas autoridades decidieron dejar sin efecto esa licitación e informaron a las organizaciones que presentarían un nuevo llamado con cambios de carácter formal.

Gulisano denunció que “lo que están faltando son garantías para la continuidad de la calidad del servicio y para los trabajadores y trabajadoras” porque el pliego se desestimó “sin ningún tipo de argumentos”.

Esta incertidumbre en el servicio se da en medio de la Emergencia Nacional donde las situaciones de violencia se agudizan.

La representante de los trabajadores aseguró que han mantenido reuniones con el Ministro y el Subsecretario, Pablo Bartol y Armando Castaingdebat, que “han sido de carácter informativo y en las que no se han tomado en cuenta las opiniones de los trabajadores y trabajadoras”.