Trabajadores de la Enseñanza Privada advierten contra un futuro muy cercano de precarización y pauperización de condiciones laborales, incluyendo rebajas salariales

Entrevistado en InterCambio el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadoras y trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep), Sergio Sommaruga, habló de la situación del subsector educativo privado en el marco de la pandemia, criticando el mensaje de “sálvese quien pueda” transmitido por las directivas de varios colegios a los trabajadores.

Sommaruga describió que los trabajadores de la enseñanza privada vienen viviendo esta situación con “una mezcla de estrés, angustia, incertidumbre” y criticó la “falta de planificación estratégica para alivianar” esa carga. “Las medidas sanitarias deberían ser las mismas” en todos los colegios, “eso daría tranquilidad, confiabilidad, certezas a las familias”, reclamó.

Pero “ha habida una renuencia” institucional extendida “hacia lógicas participativas”, cuando prescindir de estas “siempre es una actitud antidemocrática” y además “soberbia”, con la que “se pierde calidad”.

El docente y sindicalista contó que “Sintep, con mucha responsabilidad y tratando de anticiparse, hizo dos movimientos” al inicio de la pandemia, elaborando y presentando a la institucionalidad del subsector “un documento” advirtiendo contra las dificultades que sobrevendrían “con el Subsidio por Desempleo” y otra parte “con el tema del protocolo sanitario”.

Expresó que “una de las reflexiones más críticas” que hace el Sintep respecto de los colegios refiere a “su lógica mercantil”, que a su vez determina “la lógica de funcionamiento” en la pandemia, esto es que “cada cual hace lo que le viene en gana”, especialmente con los trabajadores y el seguro de paro, asunto que ejemplificó con una institución “de Carrasco”.

Alertó que “tenemos más de 7.000” trabajadores “en el Subsidio por Desempleo” entre las tres causales existentes, si bien “el núcleo de despido total es muy reducido”. “El problema va a ser de mediano plazo”, advirtió.

En ese sentido, prevé un futuro muy próximo marcado por “precarización” y “pauperización” de “condiciones” laborales, incluyendo “rebajas salariales”. Alertó también contra los efectos de “que no haya ajustes salariales” porque “va a repercutir en la calidad educativa” y con esto habrá “unidades en competencia unas con las otras”. Con un cuadro semejante, “los que se ven perjudicados” son los alumnos “y los trabajadores”.

Más adelante, Sommaruga reflexionó en torno al hecho de que “se ha construido un mito alrededor de las TIC´s” y su uso educativo, a las que reconoció utilidad pero manteniendo la perspectiva central de que “el proceso de aprendizaje de la enseñanza necesita” la relación “presencial”.

Criticó por confusa la comunicación oficial de este jueves 21 sobre el retorno a clases y subrayó que “los docentes vamos a saber resolver” cómo evaluar desempeños mediante la solidez de su formación y conocimientos, con “el saber hacer de quienes tienen oficio, formación y compromiso”.