Trabajadores de Espectáculos quedaron sin ingresos y entregaron carta a autoridades del Estado pidiendo renta básica y otras medidas de alivio

Entrevistado en InterCambio el trabajador Nelson Sotelo, integrante del Colectivo de Trabajadores de Espectáculos Públicos y Privados, habló de la angustiosa situación que sufren las personas que laboran en este rubro por la suspensión de actividades, que los dejó sin su única fuente de ingresos.

Sotelo confirmó que se han quedado con “cero ingreso” desde que “sin dudar, fuimos prohibidos de trabajar” ya que “acá no podemos ni arriesgar” contagios masivos de Covid-19. “Fuimos los primeros” en suspender actividades “y muy probablemente” serán “los últimos también” en reintegrarse porque “la olla va a ser lo primero” a priorizar por la gente en materia de gastos “antes de salir a un concierto”, además “del miedo”.

Explicó que “somos free lance” durante casi todo el año, entonces trabajan “contratados por distintas empresas” y “organizaciones” de eventos, modalidad con la que “este tipo de situaciones te agarran y te dejan sin ningún tipo de cobertura”. Y peor es habitualmente el caso de “los compañeros con unipersonales o monotributo” porque “encima que te dejan sin ingreso, tenés que estar pagando” una obligación periódica al Estado.

Mientras tanto “va a haber que pagar facturas” dado que las cuentas “no te esperan” y por esto mismo destacó la gran ayuda que representan “las canastas”, que ellos mismos están haciendo y entregando entre los trabajadores del rubro que quedaron más desprotegidos y vulnerables.

Reflexionó en torno al hecho de que “no somos visibles por el tipo de tarea que tenemos” en la organización y puesta en escena de espectáculos, “pero existimos, hombres y mujeres” ya que “hay técnicas también en todos los escalafones”, desde “iluminadores” hasta “sonidistas” y otros oficios.

“Es un gremio muy grande que la gente no sabe que existe, comprende muchísimos rubros” y “hay un estimativo” según el cual “andaría en las 10.000 personas” la cantidad de gente que se gana la vida en su entorno.

La dura situación de muchísimos de ellos determinó que como Colectivo redactaran y entregaran a las autoridades “una carta” con un conciso conjunto de planteos e ideas orientadas a paliar el momento y proyectar una mejora. Esa misiva, supieron, fue derivada “al Ministerio de Economía”.

“El primer punto habla de una renta básica para poder sobrellevar esta situación; el segundo punto va hacia el tema tarifas” de servicios públicos, solicitando una flexibilización para poder pagarlas; “la tercera” iniciativa “es ver un tema de préstamos blandos para la salida de esta situación” y el “cuarto” apunta a “sentar las bases para la regularización de este sector”.

Mientras tanto, estos trabajadores subsisten apelando a la resiliencia y la solidaridad, para lo que abrieron “en Abitab el colectivo 109588” con el objetivo de recibir colaboraciones monetarias de quienes puedan y quieran, ya que las canastas ayudan mucho pero son insuficientes y cada vez más. “El primer mes eran 90 y ahora estamos en las 200”, graficó Sotelo.