Mujica: una de las heridas más hondas que va a padecer la sociedad uruguaya va a ser la seguridad social golpeada por el enorme costo que tienen los seguros de paro

En su espacio de reflexiones en M24 el ex presidente de la República José Mujica se refirió a algunas tendencias de la economía mundial y a algunas consecuencias económicas que la actual pandemia producirá en Uruguay.

Mujica refirió a la proliferación de “toda clase de comentarios de analistas” de institutos y organismos internacionales especializados en economía que “vaticinan perspectivas poco optimistas para la economía del mundo” en general y también para “nosotros” en Uruguay en particular.

Esta crisis desencadenada por el Covid-19 “para algunos analistas va a cambiar de raíz” toda la faz del orbe “tanto en las formas de trabajo (…) como en las consecuencias de la crisis”. Desde hace unos “20 años” y aún más, asistimos a “cambios fenomenales” que se aceleraron “sobre todo en los últimos 10 años”, adquiriendo este proceso “un ritmo tan vertiginoso que es muy difícil que nos podamos (…) ambientar” ni “medirnos”.

Uno de esos cambios se expresa en “una tendencia a cambiar las relaciones de precios entre el grueso de los productos industriales y esos denostados commodities que vendemos” desde Uruguay. Lo ejemplificó explicando que “en 1990, 1991” para comprar “una computadora de punta (…) en ese momento (…) se necesitaban 11 toneladas de soja”, mientras que “un mes antes de esta crisis se compraba la mejor computadora de plaza al precio de 1 o 1,5 tonelada de soja”. “Ha habido una explosión de productos industriales (…) que cambió las relaciones de precios y ha cambiado todas nuestras costumbres y consumos, aunque no nos demos cuenta”, remarcó.

Otro ejemplo de cambio vertiginoso es que “hace 20 años empezamos a discutir” en el Mercosur “la posibilidad” de firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea, que entonces “era más del 25% de la economía del mundo” pero hoy “Europa es apenas el 15%” y será “proporcionalmente cada vez menos (…) porque Asia se ha sacudido” recordando que “el mundo es un poco más grande” de lo que se enseñaba en Uruguay. “Y hay otras civilizaciones (…) y Asia, no solo China, está avanzando”, apuntó.

En esa misma dirección, el líder del MPP anotó que “en el 2006 China ocupaba el cuarto lugar en las economías del mundo” al tiempo que “Alemania estaba en el tercer puesto” y “la segunda economía era Japón”; pero apenas “en seis años, ya en el 2012 (…) China creció (…) alrededor de 150 veces (…) duplicó la economía alemana (…) y hoy (…) está por alcanzar (…) a la primera economía de mundo”, todavía Estados Unidos.

Por eso es importante “tener una idea de lo que están informando” los organismos e institutos internacionales de prospectiva económica, “que es aterrador, o no, según se le mire, pero nos están informando que el mundo está cambiando” y que lo hace cada vez más velozmente, lo cual también se aprecia en el envejecimiento del pueblo alemán y la elevación incesante de su expectativa de vida, en una “Europa” que “tiende a envejecer”.

“China, por lejos, en el 2050 va a duplicar a la economía norteamericana (…) la segunda economía va a ser la India, la tercera Estados Unidos (…) la cuarta va a ser Brasil, la quinta economía Indonesia, la sexta México y recién Alemania estará en la séptima”, enumeró Mujica, recordando que “estos son vaticinios de la prospectiva, una ciencia”, y es cierto que “los imponderables son muchos, pero también la ciencia existe”, indicó.

En este momento “nadie puede vaticinar cómo va a ser el mundo luego de que pase esta plaga” pero en cualquier caso “está claro” que vivimos “un cambio de época de carácter sustantivo” y como parte de esta realidad “ya no se pueden analizar más los productos de la economía separados del contexto; hay que mirar los complejos, no interesa si la soja se produce con poca mano de obra, hay que medir todo el complejo soja para tener una idea” de su valor incluyendo maquinaria, conocimiento, capacitación, etc.

Al mismo tiempo “tenemos que mirar también que las medidas que se están tomando, al mundo le van a imprimir mucha liquidez, hay una fuerte expansión de carácter monetario en los países centrales y nadie puede vaticinar cuáles son las consecuencias”, como “tampoco podemos medir hoy las repercusiones que va a tener en el precio mundial de lo que vendemos” y “las repercusiones que van a tener adentro” del país.

En lo inmediato “vienen tiempos difíciles” y “de momento la peor parte la llevan los más débiles”, entre “400.000 y 500.000” personas en Uruguay, agregándose que “una de las heridas más hondas que va a padecer la sociedad uruguaya va a ser la seguridad social golpeada por el enorme costo que tienen naturalmente los seguros de paro (…) el problema de la seguridad social va a estar en la palestra pública a corto plazo”, advirtió.

El senador frenteamplista alertó que las consecuencias de esta crisis “van a seguir operando” y que eso será “un aliciente” para “el mediano plazo”. Matizó que esas consecuencias no serán las peores como podría esperarse para la región y recordó en este sentido que “siempre que llovió paró”. Finalmente, exhortó a “cuidarnos de eso que podemos resumir ´la boludez humana´” ante el riesgo de propagación y contagio del Coronavirus.