La histórica sala de cine que proyecta películas soviéticas en Argentina

El cine Cosmos-UBA nació con el nombre de Cine Cataluña con 1.200 localidades. Llegó a convertirse en todo un ícono de la juventud y el movimiento intelectual en los años sesenta, setenta, sobreviviendo a censuras y dictaduras.

Se hizo muy popular por esa época debido a la proyección de cine alternativo soviético, transformándose en un reducto de vanguardia cultural.

Conversamos con el profesor Gabriel Guralnik, actual director del Cine Cosmos UBA, quien es descendiente de inmigrantes rusos y cuenta a Sputnik cómo llegó a dirigir el complejo cinematográfico.

“Yo era computador científico en ciencias exactas pero despues me empece a dedicar a temas cinematográficos, y en el momento que se decidió la reapertura del cine Cosmos, el entonces el secretario de Cultura de la Universidad, en 2014, me llamo a ver si quería hacerme cargo y dije que con todo gusto.”

En agosto de 1966, el cine fue reinaugurado como Cosmos ’70. El nombre era en homenaje a los avances soviéticos en el espacio, y en alusión al ancho de las películas de 7O mm.

Durante los años de dictaduras militares, el Cosmos 70 se convirtió en un lugar muy frecuentado por los amantes del séptimo arte y del cine soviético en particular.

“Es una de las colecciones más grandes de América Latina. Durante mucho tiempo el cine soviético no estuvo permitido en Argentina por una cuestión vinculada con la Guerra Fría, hasta que finalmente con el Gobierno de [Juan Domingo] Perón en 1951 se levantó esa prohibición y ahí se pudo proyectar y empezaron a llegar las películas [soviéticas]”, cuenta Guralnik repasando hechos históricos sobre el Cine Cosmos 70.

En cuanto al nombre del cine, Gabriel Guralnik explica que tiene que ver con los proyectores de 70 mm y no por el año 1970: “Normalmente los proyectores eran de 35 mm y en un momento se empezó a traer películas en el mundo de 70, habían unas pocas distribuidoras que las producían, y el Cosmos fue una de las pocas salas de Argentina que tenía proyectores de 35 y 70 mm”.

“En aquel momento era la carrera espacial y a mediados de la década de 1960, la Unión Soviética estaba a la cabeza, habían ocurrido un montón de innovaciones”, agregó refiriéndose al por qué del nombre ‘Cosmos’.

El primer gran éxito del cine fue una película checa: La tienda de la calle mayor, de Ján Kadár y Elmar Klos, que estuvo 23 semanas en cartel, todo un récord.

Respecto del cine ruso, Guralnik lo define como poseedor de una “estética propia, hay que entender un poco sobre su estética, su lógica, tiene por supuesto todo el componente romántico del siglo XIX, pero además tiene un ritmo propio, una poesía que una vez que uno lo empieza a ver, es absolutamente cautivante”.

Cerrado desde 2008 por el advenimiento del video y el cable, el Cosmos fue comprado por la Universidad de Buenos Aires y reabierto en noviembre de 2010 bajo el nombre de Cine Cosmos UBA.

Desde su reinaguración, se han establecido vínculos con festivales, muestras, organizaciones sociales e instituciones del Estado y Embajadas.

El complejo cinematográfico cuenta con una sala principal de 160 localidades y una microsala de 30. Fue reacondicionado, puesto en valor y reequipado.

El Cine Cosmos UBA depende de la Secretaría de Relaciones Institucionales, Cultura y Comunicación de la Universidad de Buenos Aires.

Destino Rusia se escucha los sábados a las 12 del día (-3 GMT) por M24 en Uruguay (97.9 FM en Montevideo y 102.5 FM en Maldonado).