Ehrlich: esta situación agrava velozmente las desigualdades y así “desgarra el entramado social”

Entrevistado en InterCambio el ex intendente de Montevideo y presidente de la Comisión de Programa del Frente Amplio, Ricardo Ehrlich, habló del grupo creado por el ex presidente Tabaré Vázquez para analizar desafíos que le presenta al país la pandemia del nuevo Coronavirus Covid-19.

Ehrlich destacó que se trata de “un grupo numeroso” e integrado por “personas con trayectorias profesionales muy diversas”, algunas de quienes no asumieron un perfil público ni mediático en esta circunstancia, y resaltó también el hecho de ser “un ámbito de carácter no político partidario”.

Enfatizó que “no, para nada” es un ámbito “paralelo” ni referido al grupo de científicos que asesora al gobierno y al presidente, Luis Lacalle.

El grupo liderado por Vázquez apunta a “pensar impactos de la pandemia” en diferentes aspectos como el “social, productivo y de trabajo, la vida cotidiana, la cultura, el transporte”. Allí se trabaja “pensando que íbamos a encontrar desafíos importantes y que el camino iba a ser muy largo”.

Precisó no obstante que “no se pudo trabajar en todas las áreas” y que se centraron en “escenarios probables” y “posibles” a fin de “crear distintas alternativas de impacto” de la pandemia. En el caso del “equipo de Salud, su primera tarea fue ayudar a definir los escenarios” de trabajo, habiendo definido efectivamente “tres escenarios de evolución de la pandemia”.

En este momento “todo indica que vamos atravesando el escenario que llamábamos 2”, caracterizado por un “un crecimiento moderado” del Covid-19, y que “ahora” se presenta el “desafío de des-escalamiento”.

En el grupo sacaron “la conclusión de que el impacto va más allá de la Salud” y que es “un impacto profundo”, en función del cual el país habrá de “recorrer un proceso que va a llevar mucho tiempo, los caminos van a ser largos” y en un marco mundial de complejidad sanitaria y geopolítica, un contexto ante el cual “se requiere un acuerdo nacional con lo que ello implica a nivel político”, y junto a un amplio “acuerdo social”, explicó.

En estos meses nace “un mundo diferente, una nueva realidad” social y otras reglas internacionales, siendo necesario redefinir “cómo el Uruguay se inserta en ese mundo, cómo sale adelante” y esto no puede hacerse dentro de nuestro país “en dos velocidades” sociales distintas para sectores diferentes según sus capacidades. Tal desafío exige “responsabilidades políticas mayores”, que deberían plasmarse en “un gran acuerdo nacional”.

El ex ministro de Educación y Cultura subrayó que en el abordaje y estudio del nuevo Coronavirus, “Uruguay hizo un enorme esfuerzo” de saberes en base a un trabajo académico “de alto nivel”, demostrando una capacidad científica que implica “un tema de soberanía”, a la par de una “respuesta rápida y responsable de la población” y la calidad del “personal de Salud”.

Ponderó “lo que se construyó en el país con mucho esfuerzo en estos últimos años a nivel del sistema sanitario”, factor que “encontró al país muy bien preparado” para responder a la pandemia, aunque “el impacto de la pandemia no es solo en la Salud” sino que se extiende “al trabajo”.

Esta situación agrava velozmente las desigualdades y así “desgarra el entramado social” ya que en vastos sectores del país “la gente vive en condiciones muy difíciles”, como por ejemplo “una parte que se mantenía en condiciones informales”, ejemplificó. “Ahí el hambre, el intentar cerrar el día es una amenaza mayor”, por lo tanto “los esfuerzos tienen que ser muchísimo mayores” y esto “no es solo un imperativo ético”, reflexionó.