Walter Migliónico: “si no intervienen las organizaciones sindicales” la innovación tecnológica deriva en “pérdida de fuentes de trabajo”

Entrevistado en InterCambio el coordinador de la Comisión de Salud Laboral y Medio Ambiente del PIT-CNT, Walter Migliónico, habló sobre los “enormes desafíos” que el “vertiginoso” desarrollo tecnológico plantea a las organizaciones de trabajadores para defender tanto las fuentes de trabajo como su desempeño en condiciones de seguridad y salubridad.

InterCambio realizó su transmisión de este martes 30, víspera de un nuevo Día Internacional de los Trabajadores mañana 1° de Mayo, en vivo desde la sede montevideana del Sindicato de Trabajadores de la Industria Química.
Migliónico celebró el hecho de sentirse “profundamente orgulloso de pertenecer al movimiento sindical uruguayo” en todo momento, pero especialmente después de haber participado días atrás en Argentina en una actividad de la OIT y percibido allí el panorama regional de debilidad y precariedad organizativas de los trabajadores asalariados en general.

Recordó que “al movimiento sindical le ha costado muchísimo este proceso de unidad” que explica la fortaleza que ha desarrollado la clase en Uruguay y que se expresa también en la defensa de condiciones de trabajo dignas.

Recordó asimismo, pero en sentido negativo, que en vísperas de cada 1° de Mayo “siempre se ponen arriba de la mesa” desde ciertos ámbitos “estas pequeñas diferencias” entre corrientes sindicales y entre personas, diferencias “que son agrandadas” por algunos actores y medios de comunicación. Esta vez se generó “una tormenta en medio de un vaso de agua, la realidad no fue como se informó en los medios de prensa”, apuntó.

Con relación al cometido y funciones de la Comisión que integra desde hace varias décadas en la central sindical, Migliónico puntualizó que “los efectos de la forma como trabajamos (…) no son ni castigo divino ni obra de la mala suerte” sino que son “consecuencia de cómo se organiza el trabajo”. “Entonces tenemos que incidir en la forma como se organiza el trabajo” y esto se hace desde las organizaciones sindicales, razonó.

Prevencionista laboral especializado, el entrevistado citó al emblemático científico “Galileo Galilei” para resaltar que “no hay ciencia posible sin experiencia (…) y en este tema de Salud y Seguridad Laboral nosotros tenemos la experiencia”, conocimiento que “nos da el derecho de sentarnos a discutir” la organización del trabajo con los empresarios y el Estado.

Esto se impulsa y se apuntala desde “el rol de los trabajadores organizados, valga la redundancia, en sus organizaciones de clase”, al estar históricamente comprobado que “los patrones no hacen las cosas por simpatía” sino cuando “los presionás para que las hagan”.

Ejemplificó su aseveración con el hecho de que “hoy es el Día Nacional de los Trabajadores Rurales”, quienes constituyen “uno de los sectores que encabezan las cifras de muertes y accidentalidad en el trabajo” en el país debido en gran medida a su debilidad organizativa. Esto demuestra entonces “cómo el peso de la organización sindical” incide en la forma de trabajar y en las condiciones generales, ya que “el mundo del trabajo” es un escenario permanente “de confrontación entre intereses”.

También recordó en ese sentido que en “este año” 2019 se cumplen “100 años de la OIT”, institución internacional del sistema de Naciones Unidas que “ha publicado” para su conmemoración un material que entre otros elementos señala “qué es lo que incide más” en la defensa y mejora de las condiciones de trabajo. El organismo asegura que los factores más importantes son la regulación y “la organización de los trabajadores”.

Migliónico destacó además que “la Ley de Responsabilidad Penal Empresarial es un caso de justicia histórica”, del que reseñó su evolución normativa desde principios del siglo 20, cuando por primera vez se legisló en Uruguay sobre el tema pero esto fue incumplido por las patronales.

Remarcó que si bien “el rol de los trabajadores organizados (…) es central” en esta materia, “no hay que olvidar el rol de la Inspección”. Subrayó en esta dirección que desde 2005 ingresaron 50 personas a la Inspección General del Trabajo y la Seguridad Social del Ministerio y fueron incorporados 18 funcionarios al Banco de Seguros del Estado para desempeñar tareas de fiscalización en accidentalidad laboral.

Al mismo tiempo, reflexionó en torno a que “los nuevos procesos de trabajo nos ponen nuevos desafíos” como trabajar “para un patrón” desde la casa y todas las formas de teletrabajo, entre muchos ejemplos posibles. “Si no intervienen las organizaciones sindicales”, la innovación tecnológica deriva invariablemente en “pérdida de fuentes de trabajo”, advirtió.

Se trata de “un terrible desafío porque los cambios son vertiginosos” y podemos observarlos en las “cajas sin cajeros” de muchos supermercados. “Hay 250.000 trabajadores en los supermercados” instalados en Uruguay, “ahí tenemos una debilidad espantosa” en términos de organización “que se refleja” en esos cambios tecnológicos impuestos en forma salvaje por los dueños, alertó.