Vivir con una discapacidad: en qué se avanzó y qué queda por hacer

Con motivo del Día Internacional de la Discapacidad, conversamos con dos organizaciones que se dedican a mejorar la calidad de vida de estas personas. Una a través del desarrollo y venta de prótesis para quienes hayan sufrido una amputación y la otra a través de actividades voluntarias de inserción laboral e integración social.

El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, una fecha declarada en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el objetivo de promover sus derechos y bienestar en la sociedad. Estas son una minoría en el mundo y suelen presentar aún más dificultades que otros colectivos en el acceso a ámbitos como la educación y el mercado laboral.

Resalta también la necesidad de promover una mayor inclusión laboral: que se cumpla con el cupo del 4 % de personas con discapacidad en empleos del Estado y que se obligue a los agentes privados a hacer lo mismo.

Por su parte, la empresa argentina Ortopedia Bernat ofrece prótesis con la más alta tecnología para personas amputadas y acompañamiento psicológico con el fin de que vuelvan a tener la vida que tenían antes.

«Tratamos de acompañar a nuestros pacientes, brindarles contención y ayudarlos a conseguir todo lo que quieran. Después de la amputación la persona siente que se le termina la vida, pero nosotros queremos que vuelvan a realizar deporte, que regresen a la facultad, que puedan tomar un colectivo», concluyó la gerenta comercial Silvina Fernández.