Te contamos cómo la guerra comercial afectará a los países del Mercosur

La guerra comercial entre Estados Unidos y China será negativa para la producción agrícola de los países del Mercosur, porque llevará a una primarización de las exportaciones, aumento de los créditos y cierre de mercados.

Los países del Mercosur son la segunda región productora de granos del mundo. La producción de cereales y oleaginosas del bloque comercial creció 220% en los últimos 25 años, mientras que en el resto del mundo aumentó sólo un 25%, y en 2030, la región será la primera exportadora, capaz de satisfacer el 50% de la demanda mundial.

A pesar de esta potencialidad, la región se verá afectada negativamente por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y por las medidas proteccionistas en aumento, según comentó a Sputnik Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de Industria Aceitera y Centro de Exportadores de Cereales de Argentina (CIARA – CEC), ex agregado agrícola ante la Unión Europea.

Para Idígoras, la guerra comercial afecta a la región por tres razones: en primer lugar, porque ha implicado un encarecimiento del crédito internacional y aumento de las tasas de interés y restricciones de acceso al crédito, explica Idígoras.

En segundo lugar, porque “Estados Unidos está subsidiando la producción de soja para exportar al resto del mundo soja, harina y aceite, dado que tiene prohibida hoy la importación en China, que era su comprador histórico”.

El tercer efecto es que China ha sustituido las compras de Estados Unidos por compras en Argentina y Brasil, pero contra lo que se podía esperar, esto tiene sus consecuencias negativas: “El mercado hoy está abastecido en un 70% en Brasil y un 15 a 20% en Argentina, lo que está llevando a una primarización de las exportaciones fundamentalmente de Argentina”.

Históricamente Argentina vendió a China 7 millones de toneladas de grano de soja y 4 millones de toneladas de aceite, pero ahora solo quiere comprar el grano y llevarse 16 millones, es decir, más del doble, informó el experto.

La consecuencia será que “Argentina va a primarizar sus ventas para 2019 y eso va a tener un deterioro del ingreso de divisas. El gran ganador va a ser el Gobierno chino, si no se revierte la guerra comercial”, destacó Idígoras.

“Argentina va a perder productos industrializados, procesados, como la harina y el aceite, en manos de Estados Unidos, que está subsidiando la producción y la exportación, y además la va a hacer vender únicamente productos primarios”, agregó.

Se espera que en 2019 Argentina tenga una cosecha récord de 135 millones de toneladas de granos, de los cuales 54 millones serán de soja, con una cosecha de trigo de alrededor de 27 millones de toneladas.

El proteccionismo también será perjudicial para la industria del biodiesel argentina. “Estados Unidos impuso este año derechos antidumping por 150% y Europa inventó una investigación donde alega que el Gobierno nacional y los gobiernos provinciales están subsidiando la producción de biodiesel, lo cual es absolutamente falso, y van a imponer a partir de enero derechos compensatorios anti subsidios, lo cual implica que el año que viene no se podrá vender biodiesel a Europa, que es el principal comprador mundial”.

El proteccionismo comercial avanza en todos los países del G20: en el último año se han duplicado cantidad de barreras al comercio, informó Idígoras.

La conclusión, para el experto, es que “el proteccionismo comercial se ha expandido y generalizado y es la principal epidemia del mundo”.