Subsecretario de Defensa Nacional, Andrés Berterreche: a Manini el disfraz de artiguista le queda un tanto grande; que se la banque

Entrevistado en InterCambio el subsecretario del Ministerio de Defensa Nacional (MDN), Andrés Berterreche, habló del compromiso del gobierno en seguir buscando y encontrar los restos de los desaparecidos, resaltó la abnegación del personal militar en todas las tareas que desempeña y expresó que todas las funciones y competencias inherentes a esta Secretaría de Estado se desarrollan con absoluta normalidad bajo “el mando civil”.

Berterreche abrió la entrevista puntualizando que el trabajo de la cartera en torno al tema Derechos Humanos y búsqueda de desaparecidos es una acción permanente “para la Verdad, que es reparatoria en sí misma”.

Luego fue a lo más general y destacó que “el MDN (…) está cumpliendo todas sus funciones a satisfacción” en todas las fuerzas y servicios que lo integran “y en el marco del mandato civil que las comanda”, tanto en el país como en las misiones en el exterior por tierra, mar y aire, así como también “el Hospital Militar sigue atendiendo a miles de personas”.

Todo ello se hace normalmente bajo “el mando civil”, recalcó, “que no quede la menor duda” de eso, como tampoco de que “se va a seguir buscando a los desaparecidos hasta que aparezca el último de ellos”. Relacionado con esto, recordó que el del Frente Amplio (FA) es “un gobierno” definido por “posturas políticas específicas” y lo es porque “la gente dijo que tenía que estar ahí” donde está, es decir en sus funciones.

Apuntó contra un “senador de la oposición” que ha dicho “que el FA no había hecho nada en Defensa en estos 15 años”, aseveración que constituye “una gran mentira” dado que “en estos 15 años (…) se hizo mucho más que en los 20 años anteriores”. Se elaboró y votó “la Ley Marco de Defensa” entre otras normas que citó, tal como “es un cambio brutal” el generado “con una Ley Orgánica que no era Ley, era un Decreto-Ley de la dictadura (…) del año ´74, referido a la orgánica militar”, ejemplificó el jerarca.

Se ha hecho entonces desde marzo de 2005 “un montón de cosas” y “ni que hablar de la búsqueda de la verdad y restos de seres humanos” asesinados por las fuerzas represivas. “No es poca cosa para mentiras que se quiere volver verdades”, como tampoco lo es “mejorar sensiblemente la capacidad salarial de los subalternos”, que con el FA es “muy superior” a la vigente antes del FA, siendo en promedio mayor en “un 82, 85% del salario real”.

Además, esto último se ha operado achicando los incrementos diferenciales entre la oficialidad y la tropa, buscándose especialmente que también en las Fuerzas Armadas “los más infelices” sean “los más privilegiados” por los cambios económicos y culturales. Así, el personal subalterno está “a la vanguardia en reparación salarial” así como “en derechos”.

Esto se ha hecho y se hace “manteniendo la escala jerárquica”, pero sin menoscabo de la premisa de que “los derechos de los ciudadanos tienen que estar consagrados para todos”. En la misma dirección, “las funcionarias mujeres tienen mucho más derechos” que antes en la órbita del MDN.

Berterreche contó que hace unos días “inauguramos 90 casas de una cooperativa” de viviendas “de subalternos” militares, “permitiendo que 90 subalternos se cooperativizaran”, una “cosa que es complicada” de implementar justamente por la extensión hacia afuera del orden jerárquico. “Respetamos y promovemos” la escala jerárquica “dentro” de la institución pero no afuera, recalcó.

La realidad registra entonces también “un montón de elementos de integración a la sociedad en la que el FA hizo mucho”.

Recordó asimismo que “cuando el FA” asumió el gobierno nacional el 1 de marzo de 2005, “el personal civil” del MDN “eran dos, el ministro y el subsecretario”, mientras que ahora es como en cualquier otro Ministerio, habiendo “un montón de cargos que son civiles”, como corresponde en un gobierno que decide legítimamente porque para eso fue electo por el soberano. Luego mencionó especialmente la valiosa participación del personal militar en ayudar activamente cuando hay inundaciones.

También remarcó el compromiso del personal militar en general para trabajar con ahínco cuando recibe órdenes vinculadas a la búsqueda de desaparecidos. “Me tocó estar en el Batallón 13 cuando nos avisan de la aparición de un cuerpo” recientemente y ver allí a los soldados moviéndose en el barro “para que los antropólogos pudieran seguir trabajando”, imagen patente del “espíritu de Estado que había en ese momento”.

En este punto enfatizó que “esto no se va a terminar hasta que encontremos al último” desaparecido, “la única manera de saldar este tipo de cosas es en primer lugar con conocer la verdad y encontrando a los desaparecidos”. Y esto es una condición en primer lugar “para las familias, pero no solo, este es un tema del colectivo social”, afirmó Berterreche.

Después resumió el proceso de recomposición del cuadro de altos mandos tras el descabezamiento del MDN resuelto en abril por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, tras lo cual analizó los posicionamientos y actitudes asumidas por el ex comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos, así como las de otros dirigentes de partidos de la oposición.

“En este país victimizarse paga muchísimo y se utiliza permanentemente”, lamentó aludiendo a Manini y otros políticos que suelen hablar del tema militar. “Victimizarse es lo que está pasando” en estos meses, pero peor es que “candidatos a presidente” acepten o no las decisiones del sistema de justicia según les convenga. “No son conceptos muy republicanos, mucho menos artiguistas”, por lo tanto “no vengas a hacer videítos haciéndote la víctima”, indicó. “Lo que está claro es que el ex comandante le erró”.

El viceministro de Defensa también criticó a los medios de comunicación en general por estar informando mal la sucesión de actos y dichos alrededor del ´Caso Gavazzo´. Y lamentó con pesar que “nadie está cuestionando lo más profundo, el vilipendio del cadáver” del militante tupamaro Roberto Gomensoro Josman tras haber sido torturado y asesinado, en democracia.

“Estamos discutiendo cuántos días estuvo en un lugar” u otro el expediente del Ejército con los fallos de los tribunales militares sobre el segundo vuelo y las declaraciones de tres represores acerca de los crímenes contra Gomensoro y el también militante tupamaro Eduardo Pérez Silveira, “y no” discutiendo “la posibilidad del Estado de desaparecer” a una persona.

Citó la obra clásica de la cultura helénica “la Ilíada” para recordar que el respeto a la dignidad de los combatientes y muertos enemigos “es parte del honor en el combate”. “Y ni que hablar de un civil desarmado al que se mata torturándolo”, graficó. “Esto va en contra del honor de la institución que vilipendia a un cadáver (…) y cómo llegó esa persona a ser un cadáver (…) y no si tardó cinco días más o tres días menos” en trasladarse un expediente “con un ministro con una enfermedad terminal”.

Además, razonó, “más tarde o más temprano se iba a saber lo de Gavazzo, el propio Gavazzo lo dice” en su declaración ante uno de los tribunales. Agregó su duda de “cómo” la información “le llega” a un “periodista de El Observador” pero “no le llegó a ese (otro) periodista”, del semanario “Brecha”, que venía “trabajando” el tema y pidiendo esa información. “¿Por qué no se lo doy (el expediente) al periodista que lo está pidiendo?”, reflexionó el entrevistado sobre el anónimo que lo filtró a otro reportero.

En el gobierno “no había ninguna voluntad de cercenar el conocimiento” y esto se evidencia en los meros hechos, más allá de contratiempos burocráticos y la decisión de desglosar el expediente para remitir por separado al Poder Judicial los capítulos referidos a crímenes.

“Sigo viendo una discusión ´a ver dónde podemos agarrar al Poder Ejecutivo, dónde podemos agarrar al presidente de la República, dónde podemos agarrar al secretario de la Presidencia´”, describió, “pero no discutimos” los hechos centrales, que remiten al “año ´73” ni tampoco “cómo le llega a un periodista” la información “y no le llega a otro”.

“Me asombra una discusión republicana que está faltando” en la oposición de los partidos de derecha y en el circuito de medios de comunicación hegemónicos, actores públicos todos estos a los que no parece resultarles digno de atención un candidato presidencial aseverando una y otra vez “que habría hecho exactamente lo mismo”, o sea ocultar crímenes a la justicia y evitar notificarlos a su mando superior inmediatamente los conoció.

El dirigente del MPP reiteró que todo eso, “además, no se podía ocultar”, por lo tanto el objetivo de quienes lo operaron y filtraron la información “era hacer taco para determinada hinchada”. “Tienen demasiada prensa”.

Después explicó que “en el balance de proscribirlo” o no a Manini Ríos en su carrera como candidato hacia los comicios de octubre, “se valoró el derecho a seguir con su candidatura” al razonarse que “si con esa realidad se victimiza, imagínense” cómo sería de haberse generado una situación en la que pudiera alegar que “´esta era una elección con proscriptos´”.

En definitiva, “también tiene derecho a presentarse y eso es lo que se valoró” en el gobierno, pero esto conlleva la aceptación por Manini de que “cuando la justicia habla, que se respete” la sentencia que dicta. A Manini “el disfraz de artiguista le queda un tanto grande”. “Que se le banque”.

A continuación el entrevistado explicó el control que se está haciendo en cuarteles y redes sociales de la eventual actividad política y partidaria que realice personal militar. De hecho ya se comprobó un caso y “se va a sancionar” al infractor. El mensaje del gobierno a los militares es: “´muchachos, en esta se acabó la diversión´” y “la autoridad es el ministro de Defensa”, cuyo superior jerárquico “es el presidente de la República”.

Hacia el final de la nota, Berterreche volvió a referirse a los “compañeros que bracean el barro para salir a luz” y ratificó que “vamos a seguir hasta las últimas consecuencias” detrás de la verdad, “se va a seguir buscando” a los desaparecidos con apego al mandato que les transmitió el presidente Vázquez a él y al ministro José Bayardi cuando asumieron funciones: “una sola cosa: el tema Derechos Humanos no se detiene”.