Subsecretario Berterreche: lo sucedido recientemente en el ámbito militar “parecería parte de una operación que no sé quién ni para qué la hizo”

Entrevistado en InterCambio el subsecretario del Ministerio de Defensa Nacional (MDN), Andrés Berterreche, habló sobre los recientes acontecimientos en la órbita militar y repasó diversos asuntos relacionados a la cartera y a la Defensa en cuanto tema de interés nacional.

Berterreche consideró que (el Ministerio de) “Defensa se tiene que dedicar a (los temas de) Defensa” y no realizar tareas ni participar en actividades de otra naturaleza que sean competencia de otras Secretarías de Estado como Ganadería, Agricultura y Pesca o Desarrollo Social, por ejemplo.

En términos generales y referidos a su responsabilidad actual junto al nuevo titular del MDN, José Bayardi, el entrevistado evaluó que “en estos 10 meses” que ambos tienen por delante en esa compleja cartera “no va a dar para mucho”, por lo que no podrán “meterse mucho en discusiones de política de Defensa”. Sobre el equipo que conforman juntos, destacó que “somos dos en uno”, sin que haya lugar para una “fractura” ni nada similar.

Después reseñó todos los hechos sucedidos en torno al Tribunal de Honor militar y el desenlace que tuvieron con la destitución del mando político anterior, de buena parte del generalato y con una situación política nacional que generó críticas cruzadas con la oposición y también gran inquietud.

“Todo empieza con el tema de los Tribunales de Honor”, cuando “allá por octubre se encuentran con la declaración de Gavazzo, se informa al Comandante” en Jefe del Ejército, Guido “Manini”, quien “dice: ´sigan, sigan´” con las actuaciones del Tribunal, proceso que fue totalmente “oral”.

Esa decisión del entonces Comandante “desmerece las declaraciones” del represor Gavazzo asumiendo horrendos crímenes de Lesa Humanidad, con lo que “se continúa” la labor del Tribunal y “se llega a la decisión de (pasar a) ´reforma´” a los represores objeto de la actuación. Pero esto se hace “por un tema” que no tenía “nada que ver” dado que “el tema del Tribunal era (…) el ´segundo vuelo´” y no el “vilipendio, asesinato y desaparición del cadáver de Gomensoro”, recordó.

“Lo que se debió haber hecho era parar las investigaciones” del Tribunal pero “se siguió” adelante. “Acá hay un tema fuerte: si esto se hubiera parado ahí, se terminaba el problema”, puntualizó Berterreche, pero lo cierto es que significativamente “se aguanta (…) esto hasta febrero”, mes programado institucionalmente para efectivizar “los ascensos, se advierte en Defensa que existe esto y se advierte en Presidencia” de la República.

En Presidencia “se dice: ´investiguen esto”, se pregunta “que más hay” y “en Jurídica de Presidencia” se empieza a estudiar todos los contenidos del fallo del Tribunal y del informe completo elaborado por el mando militar.

“Esto pasa un mes en Presidencia” y “va a Defensa con la orden de ir separando los casos delictivos que hay en estas confesiones para no ´tirar´ las 1.000 hojas al juzgado. Son tiempos normales dentro de la administración pública”, por lo que ni en Presidencia ni en el MDN “nadie ocultó nada” ni hubo “intencionalidad” alguna.

Preguntado por las declaraciones del senador blanco Javier García acusando al Presidente de la República de haber sido el supuesto máximo responsable de un ocultamiento y una crisis política derivada, el subsecretario respondió que “decir eso es una barbaridad” porque en el Poder Ejecutivo “ya estaban trabajando” en el asunto.

“Estaba todo preparándose para mandar a la Justicia”, por lo que “es una gran mentira si se plantea en estos términos” expresados por García.

En el curso de los hechos “alguien con alguna intención se lo dio (el registro de la actuación del Tribunal) a un periodista” que lo publicó en un medio de prensa, asunto por el cual “hay una investigación administrativa en este momento” motivada por la evidencia de que había “alguien que tiraba información o carne podrida” hacia afuera del MDN. “Lo tiraba a un medio” para que su publicación generara “un problema” político, razonó.

El ex Comandante Manini “no actuó acorde” con “las propias normas” de funcionamiento del Tribunal de Honor, por lo que “automáticamente se lo saca”, además de la posterior “catarata de insultos contra el Presidente” Tabaré Vázquez. Manini “estaba haciendo unos méritos brutales para irse” pero finalmente “salió mal parado de esto, para afuera y para adentro” de las Fuerzas Armadas (FFAA), valoró Berterreche y explicó por qué.

“Más allá de que esto terminó como iba a terminar (…) evidentemente parecería parte de una operación que no sé quién ni para qué la hizo”, reflexionó, luego de lo cual se refirió a las declaraciones del nuevo Comandante del Ejército y a la intervención de Bayardi ordenándole una aclaración pública al respecto.

Preguntado por la consistencia de la fe democrática de las FFAA, el entrevistado contestó: “No sé lo que piensan algunos integrantes”, pese a que “puedo suponerlo”, aunque “no se lo puedo adjudicar al instituto hoy” día y como tal. “Ellos están sujetos a la jerarquía del poder civil” y “eso no está en la discusión”, entonces “si ellos interiormente piensan otra cosa, no lo sé”. Para ejemplificar esa sujeción y acatamiento militar al mando político y civil, explicó que “si decimos: ´se acabaron las conversaciones por Twitter, por Facebook´, se acabaron”, y lo mismo se verifica con “los discursos” de los oficiales y “el funcionamiento” general del estamento.

“El pulso democrático está basado en su alineamiento”, siguiendo la cadena de mando natural que comienza en “el Presidente de la República” y continúa en “el Ministro de Defensa”, remarcó. “El MDN (…) sobre todo en año electoral (…) si nadie se acuerda ni quién fue (el titular) es porque anduvo bárbaro”, explicó.

Acerca de la existencia de los Tribunales de Honor militares, el varias veces ministro y legislador situó el tema en “la Ley Orgánica Militar”, que “se está discutiendo” desde “hace un año”, pese a ser “una lástima que no haya sido aprobada cuando estaba el ministro Menéndez”. Señaló que el Frente Amplio adoptó una resolución de votarla y valoró que “lo mejor es tener una que no sea la Ley Orgánica del ´74”, porque ésta es “una Ley que no es una Ley” sino “un Decreto-Ley de la dictadura”, precisó.

Entonces, “dentro de eso están los Tribunales, que creo son parte de una discusión” mayor, pero que “no pueden ser un Tribunal de Alzada de la Justicia Civil”, es decir que un Tribunal Militar “no le puede enmendar la plana” a ninguna instancia del Poder Judicial, aclaró. “Donde lauda la Justicia, el Tribunal de Honor no es un Tribunal de Alzada”, recalcó.

Sobre qué FFAA quiere y necesita el país, Berterreche dijo que “no puedo inventar nada” en virtud de que “tengo un mandato de mi sector político, del Frente Amplio, que discutió todo este tema” y como resultado de esa discusión “hay un Programa” que marca el rumbo en el asunto. “Se pretende” tener unas “FFAA integradas a la vida democrática, al pueblo, en los justos términos de lo que hay que hacer”, manifestó.

Indicó que el tamaño del aparato militar en Uruguay “se viene reduciendo, como se viene reduciendo (…) a nivel mundial por un tema tecnológico”. El país necesita unas FFAA “adaptadas a las funciones que tenemos que cumplir” en materia de “soberanía, recursos naturales, nuestro frente marítimo”. Pero cumplirlo requiere “inversiones que son enormes” porque “todo esto tiene un costo altísimo”, entonces debe hacerse “con las posibilidades que tenemos”.

Las “misiones de paz” de Naciones Unidas son una fuente de ingresos que debe seguir siendo considerada, en tanto que en términos de misión y cometido militar “hay cuestiones que son de carácter regional” y no estrictamente nacional, como “el Acuífero Guaraní”. “El tema de la Defensa no es exclusivo de las FFAA sino de la población toda”, subrayó.

En cuanto a la formación separada de la sociedad civil, el subsecretario destacó que “hay algunos avances en ese sentido”, como que los miembros del “personal subalterno” ahora puedan “por la vía del estudio llegar a ser oficiales, rompiendo esa cuestión (…) casi que de clase” entre la oficialidad por un lado y el personal subalterno y la sociedad por otro.

En torno a la existencia real de las FFAA como una suerte de seguro de desempleo encubierto para sectores pobres, Berterreche valoró que “no debería ser así”, pese a que objetivamente “en algunos lugares donde existe poca generación de empleo (…) sí hay un requerimiento” en ese sentido. En cambio, está dándose el proceso inverso a nivel de la oficialidad, en la que “en general hay más oferta que demanda”, explicó.

Acerca de la tenencia de tierra del Estado por las FFAA, precisó que durante los gobiernos del Frente Amplio y desde el Instituto Nacional de Colonización “se revisaron todas las tierras del Estado uruguayo” y se ordenó su uso y su administración.

El jerarca prosiguió la entrevista desarrollando el tema de la enorme distancia que se verifica entre las necesidades de inversión para cumplir las tareas de las FFAA y las disponibilidades de recursos financieros en el Estado uruguayo.