¡Sí a la celulitis y a las estrías! El ‘body positive’ busca visibilizar el cuerpo real

Demi Lovato se sumó al ‘body positive’ al publicar en Instagram una foto sin filtros ni retoques, en la que muestra con orgullo su cuerpo, a pesar de no cumplir con los estándares de belleza tradicionales. Te contamos en qué consiste esta tendencia que invita a las mujeres a aceptarse y mostrarse tal cual son. ¿Te animas?

Este movimiento comenzó a ganar popularidad en el año 2007, como respuesta al body shaming, una corriente que avergüenza a las mujeres cuyo físico no se adhiere a los patrones de belleza valorados por la sociedad.

Por el contrario, el body positive busca visibilizar los cuerpos reales de las mujeres, que han intentado esconderse por años. Esto incluye mostrar, no sólo los kilos de más, sino también la celulitis, las estrías, el acné, las cicatrices, o cualquier otra ‘imperfección’, que en realidad es completamente natural.

«El body positive tiene que ver con aceptar tu cuerpo tal cual es. Las mujeres hoy nos sentimos más libres y auténticas. Un ejemplo es lo que hizo Demi Lovato, al decir ‘esta es mi celulitis’ y estoy cansada de ser un ícono de algo que no es verdadero», indicó Jimena Ballén, coach peruana que trabaja en el amor al cuerpo a través de herramientas como el yoga, el teatro y la danza.

Para ella el crecimiento del movimiento feminista y el surgimiento de las redes sociales contribuyeron a popularizar esta tendencia. En Instagram, por ejemplo, las mujeres tienen un espacio para publicar fotos reales, en contraposición a las que se muestran en los medios tradicionales.

«Siento que las redes nos brindaron un espacio de poder. Cuando hay algo que no nos gusta, lo podemos decir. Antes dependía de si los periódicos o la televisión lo decían. Por supuesto que también estás en la vitrina y expuesto a comentarios negativos», añadió.

Una relación difícil con su propio cuerpo en la adolescencia la llevó a interiorizarse en esta tendencia como herramienta para empoderar a muchas mujeres que se sienten inseguras con su físico.
«Si puedo aceptarme con mis rollos y mis caderas, voy a sentirme querida y valorada por mi, y recién después voy a poder relacionarme bien con los demás», concluyó.