Senador colombiano: «Somos el tercer país más desigual de la Tierra»

«A pesar de que es un país que crece, sus cifras son admirables, como en Chile las eran. Pero ese crecimiento siempre se va a unas pocas manos, no se ve reflejado en un bienestar de la gente», dijo a Sputnik el senador colombiano Gustavo Bolívar, al describir el trasfondo que explica el estallido social que vive el país desde el 21 de noviembre.

El representante (https://www.gustavobolivar.com/) de la coalición opositora Lista de la Decencia, integrante del movimiento progresista Colombia Humana, afirmó que durante aquella primera convocatoria al paro se vivió una jornada que «nunca se había visto en Colombia» y que guarda puntos de contacto con la situación regional.

«Ese efecto dominó se ha visto reflejado aquí en Colombia, un país que ha visto aplazada por muchos años la protesta, porque la agenda de los medios y del país la ocupó siempre las FARC durante décadas», evaluó Bolívar.

«Al acabarse las FARC con los Acuerdos de Paz, y al estar ellos ya en la política, el país ha empezado a mirar otros problemas», agregó.

En este sentido mencionó a la corrupción que «es gigantesca en Colombia» y una serie de «falencias sociales que han hecho del país uno de los más desiguales del mundo, por eso estamos protestando».

Consultado sobre las perspectivas de la movilización social en cuanto a lograr sus objetivos, el senador opositor sostuvo que «la gente va a seguir en las calles hasta que este país cambie, hasta que el Gobierno ofrezca las reformas que todavía no ha ofrecido. En la medida que la gente siga en la calle protestando enérgicamente y pacíficamente, el Gobierno va a tener que ceder».

Denuncia penal por represión estatal

El Comité Nacional del Paro, integrado por diversos sectores de la sociedad, llamó este lunes a participar de una nueva jornada masiva de protestas en todo el territorio para el miércoles 4, con el objetivo de potenciar los reclamos que se mantienen en las calles desde el inicio de las movilizaciones.

Hasta el momento, el presidente Iván Duque se ha mostrado proclive al diálogo e incluso convocó reuniones, pero fueron rechazadas por los movilizados bajo el argumento de que no se abordan los temas urgentes para el país.

Paralelamente, el Gobierno ha defendido el accionar policial para contener las manifestaciones, que hasta el momento han dejado al menos una víctima mortal reconocida oficialmente. Se trata del joven Dilan Cruz, que «murió por un disparo de un miembro de la fuerza pública», indicó el senador integrante del movimiento Colombia Humana.

«Pero también hay denuncias por heridos y detenciones ilegales», afirmó Bolívar.

«En 20, 25 años, se han asesinado 19 personas por el uso excesivo de la fuerza pero en esta ocasión ha habido detenciones ilegales. Como si estuviéramos en una dictadura, han golpeado mujeres indefensas, a un estudiante del Cauca le dispararon en un ojo», enumeró algunos de los hechos ocurridos.

En este contexto, Bolívar junto con otros representantes políticos y organizaciones sociales presentaron una denuncia en la Fiscalía contra la Policía Nacional para que «se investiguen posibles excesos en el uso de la fuerza contra los ciudadanos que, en el ejercicio de su derecho fundamental a la protesta pacífica, fueron víctimas de agresiones».

«Dilan estaba peleando por su universidad»

El referente de Lista de la Decencia graficó lo que llamó el drama social que vive su país. «Tenemos unos índices de pobreza muy altos y unos índices de desigualdad muy muy altos, somos el tercer país más desigual de la Tierra», sentenció.

Y puso como ejemplo el hecho de que la educación no es gratuita y que la oferta privada es muy costosa, lo cual determina que «se quedan por fuera de la educación superior el 65% de los muchachos».

«En diciembre de 2018 se graduaron 691.000 bachilleres, se quedaron por fuera 411.000 que no saben qué van a hacer con sus vidas, no saben a qué dedicarse (…) entonces muchas veces se vuelven presas de la violencia, los victimizan y se vuelven victimarios», expresó el entrevistado.

En ese estado de incertidumbre y de falta de perspectivas son captados «por grupos ilegales, de narcotráfico, los paramilitares. Les pagan un sueldo y esa es una de las causas grandes de nuestra violencia, y es que los jóvenes no tienen cómo acceder a las universidades».

Citó el caso de la Universidad de Antioquia que recibe 20.000 solicitudes al año y «solamente puede aceptar 2.000, esa es la constante de todas la universidades públicas: solo pueden enganchar a 10% de los que se presentan porque no hay cupos, no hay presupuesto».

«El presidente se desconectó del país»

Para el senador, otra de las razones que potenciaron la protestas fue «la desconexión» del presidente Duque con los problemas de la gente desde que asumió el 7 de agosto de 2018.

Dijo que «se gastó seis meses» en intentar modificar las condiciones fijadas en los Acuerdos de Paz firmados con la exguerrilla de las FARC en 2016, en especial lo relativo a la Justicia Especial de la Paz, ámbito creado para juzgar los crímenes cometidos en el marco del conflicto armado.

Por otro lado criticó que el presidente «está más pendiente de Venezuela, de tumbar a [Nicolás] Maduro, de las cosas que pasan allá que de las que pasan aquí», resumió.

«Se olvidó de los problemas sociales, del desempleo de 10,8%, que es el más alto de Latinoamérica; se olvidó de la salud, de los pensionados, de todas las cosas sobre las que tiene que gobernar un presidente. Esto es lo que se le reclama», detalló el senador.