Scavarelli: En el caso de que gane Lacalle, la gobernabilidad tenderá a ser más difícil porque su anunciada coalición es una estructura totalmente distendida

Entrevistado en InterCambio el director de la Oficina Nacional del Servicio Civil, Alberto Scavarelli, analizó el contexto político del balotaje del próximo domingo y trazó hipótesis de gobernabilidad para el próximo quinquenio según cuál sea el binomio presidencial vencedor el 24.

Scavarelli contextualizó su análisis a la luz de reciente “desbordes” sociales “muy rápidos” registrados no solo en Latinoamérica sino también en Europa, en donde también emerge en estos años “una cuestión no canalizada por los sistemas políticos” y que remite a “la fragilidad de la gobernabilidad”, uno de los mayores desafíos políticos de la actualidad.

Sobre la instancia decisiva del domingo que viene, evaluó que “la elección está absolutamente abierta” y trazó dos “hipótesis” según quién gane. “Yo creo que va a ganar Daniel Martínez” y de ser así, éste dirigirá el Poder Ejecutivo normalmente, habiendo un “Parlamento fraccionado” y teniendo “una bancada fuerte” del oficialismo, escenario que “es la historia del país”. Y la aprobación de cada Ley “es un proceso de construcción”.

Luego analizó eventuales escenarios parlamentarios y legislativos vinculados a los objetivos de unos y otros y a las mayorías necesarias para aprobar leyes o censurar ministros. “No es un drama” carecer de mayorías, “lo que puede haber es enlentecimiento de la acción, no parálisis”, indicó.

“En el caso de que gane el doctor Lacalle”, la gobernabilidad tenderá a ser más difícil porque su anunciada coalición “es una estructura totalmente distendida, tiene tejidos distintos” y allí “hay un abanico” muy heterogéneo.

Además “va a tener que enfrentar un Parlamento con un 40% monolítico” que será la bancada del Frente Amplio “y ver hasta dónde sus compañeros lo acompañan en algunas cosas raras”, proyectó el jerarca.

Luego advirtió contra “la Ley de Urgencia” que pretende aprobar Lacalle al inicio del mandato, porque por ella “puede pasar un elefante blanco”.

En estos pocos días que quedan de campaña, el campo del oficialismo debe jerarquizar la idea de que “somos la garantía de la paz social”, recomendó, alertando a continuación contra la posible o probable represión que un gobierno de Lacalle desate contra la movilización social que seguramente se opondrá a las políticas de ajuste, recorte, privatización y liberalización.

“Tenemos dos proyectos de candidatos, dos candidatos propuestos, uno es mejor que el otro” por su notoria “experiencia” de gestión y gobierno tanto en el sector público como en el privado, valoró el entrevistado.

“Yo quiero que esté el que tiene mayor capacidad de timonel”, expresó, y “ahora hay que convencer a la gente de que la paz social es un patrimonio”.