Ramón Ruiz: “si el criterio es copiar lo que pasa en el primer mundo, yo quisiera que los empresarios aporten 40% y no 7%” a la Seguridad Social

Entrevistado en InterCambio el coordinador del Equipo de Representación de los Trabajadores en el Directorio del Banco de Previsión Social (BPS), Ramón Ruiz, habló sobre algunos de los grandes desafíos que se les presentan a los trabajadores uruguayos en este año y analizó los planteos lanzados al ruedo en los últimos meses para reformar el sistema de Seguridad Social (SS.SS) después de que asuma el próximo gobierno.

Ruiz quiso primero “felicitar al Sindicato de Trabajadores de la Industria Química por esta idea, por esta iniciativa y por la convocatoria” generada al organizar junto a M24 una jornada preparatoria de este 1° de Mayo con la transmisión en vivo del programa InterCambio desde la sede sindical.

En segundo término procedió a “convocar a todos los trabajadores que nos están escuchando” en general y a los que aún no están organizados en particular, “para que participen junto con nosotros” este miércoles 1° en el acto conmemorativo del Día Internacional de los Trabajadores. “Si estamos organizados, seguramente podremos resolver mejor esas dificultades” laborales que persisten en varios sectores de actividad, reflexionó.

Después se refirió a las tareas de la hora expresando que en este año 2019, “el principal desafío” de los trabajadores y el pueblo uruguayo “es defender lo conquistado”, sobre todo al ver que “muchos de los avances que hemos tenido, hoy están en cuestión (…) en la región”, donde los gobiernos de derecha operan velozmente y con autoritarismo para “desarmar toda una matriz de protección social” construida durante la década y media previa.
“En Argentina desarmaron el Ministerio de Trabajo”, emitiendo con ello “una señal política que nos parece preocupante”, ejemplificó. Añadió en torno al punto que “en Uruguay, en SS.SS, una de las principales preocupaciones es defender lo conquistado” en los últimos casi 15 años.

De ahí la importancia de “no creer que todo está mal en SS.SS” ni aceptar las propuestas de “una reforma” previsional impulsada desde esa premisa, porque aceptarlo conduciría a iniciar las discusiones políticas y financieras en clara desventaja para los trabajadores y personas más vulnerables.

“Ir a una discusión donde la lógica sea que, para que los números nos den preciosos, recortamos los derechos trabajadores, no la compartimos”, puntualizó Ruiz, entre otras razones porque “nunca Uruguay tuvo la asistencia financiera que tenemos hoy” desde Rentas Generales a la SS.SS, “la más baja de la historia del BPS”, apuntó.

“En la crisis de 2002 la asistencia financiera era más de 4 veces la que tenemos hoy”, mientras que “en la década del 90 era de 7 puntos del PBI” y “hoy es 1 punto”, graficó. “Nunca estuvimos mejor que ahora”, concluyó.
Al mismo tiempo, el número de puestos cotizantes al BPS creció desde “700.000 en la década del 90” hasta “1.500.000” de activos en alta actualmente, en tanto que hoy día hay “100.000 jubilados más” que en aquel entonces, esto gracias a que las políticas de derechos y la Ley de Flexibilización de Jubilaciones permitieron que muchos miles de uruguayos más pudieran descansar en los últimos años de sus vidas.

Asimismo “tenemos una cobertura de ´seguro de paro´ mucho mayor con una desocupación mucho menor” que en los años 90 y los primeros 2000, tal como se verifica también en materia de “asignaciones familiares”.

Hoy “tenemos un ´seguro de enfermedad´ que llega a más trabajadores y en mejores condiciones” que en aquellos años, cuando “había trabajadores que iban enfermos a trabajar porque no podían certificarse porque los topes eran muy bajos”. “Eran tantas las barreras al ´seguro de enfermedad´ y se pagaba tan poco, que los trabajadores no lo podían usar”, recordó.

Por todo eso y muchos otros elementos relacionados, las discusiones deben orientarse a generar “más recursos” para ampliar y hacer “más potente” e inclusivo el sistema de SS.SS y no para reducir derechos y coberturas.

El representante de los trabajadores en el BPS también abordó las propuestas de elevar las edades de retiro, cuestionándolas. “¿En cuánto van a mejorar las finanzas del BPS con el aumento de la edad de jubilación? ¿Y cómo impacta el aumento de la edad en el empleo de los jóvenes?”, preguntó al aire compartiendo estas inquietudes con la audiencia.

“Si el criterio es copiar lo que pasa en el primer mundo, yo quisiera que los empresarios aporten el 40% y no el 7%” al sistema de SS.SS, apuntó. “Y los trabajadores en Uruguay se jubilan, el promedio, a los 63, 64 años” cuando las propuestas de incremento buscan llevar esa edad a los 65 años. “No creo que con eso se resuelvan los problemas de la SS.SS”, razonó.