Qué es el ‘Mindfulness’, la filosofía que invita a vivir en el presente

Tener plena consciencia del aquí y ahora, evitar poner el foco en el pasado que ya ocurrió o en el futuro que no sucedió, son los principios de esta práctica, definida por algunos como «la nueva espiritualidad capitalista». Vinculada a la tradición budista, el Mindfulness utiliza la meditación para alcanzar este estado de atención plena.

La Sociedad Mindfulness y Salud define a esta filosofía como «prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación».

Mindfulness se traduce al español como ‘atención plena’ pero en realidad es una traducción de la palabra ‘sati’ en pali, un idioma similar al que se hablaba en la época en la que Buda comenzó a enseñar hacer 2.500 años.

«Sati significa rememorar, es decir, traer el presente. La base de la distracción que a diario experimentamos tiene que ver con que estamos haciendo algo, la atención se mueve hacia otra cosa y no nos dimos cuenta de que eso sucedió. Y después no encontramos la forma de volver porque no nos acordamos dónde estábamos», explicó Santiago Narder, director de la Sociedad en Argentina.

En los últimos 30 años, la práctica de Mindfulness se empezó a integrar a la medicina y psicología de occidente, como método efectivo para reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, combatir la ansiedad y la depresión, y mejorar el bienestar general.

«Es una capacidad humana innata que se puede desarrollar a grados muy elevados. Y muchas de las prácticas de meditación que se utilizan en el budismo tienen como base el desarrollo de esta conciencia, por eso son empleadas en el Mindfulness», agregó Narder.

Algunos le llaman a esta tendencia la nueva ‘espiritualidad capitalista’. Le critican la fetichización del presente, el culto al ‘momentismo’, el olvido de la memoria histórica y culpabilizar a los individuos por su sufrimiento, en lugar de a los contextos políticos y económicos en los que se encuentran.

«Esto surge de un mala compresión de esta filosofía. La aceptación del presente se entiende como resignación y por eso se dice que es una herramienta de control del sistema. Pero, muy por el contrario, para que haya un cambio social tiene que haber plena conciencia de lo que está sucediendo», concluyó.