¿Qué buscan Japón, China y Corea del Sur en América Latina?

Los tres países del Asia Pacífico invierten en América Latina hace décadas pero tienen grandes diferencias en sus objetivos. El doctor José León Manríquez habló con Sputnik al respecto.

Primero fue Japón, un poco más tarde Corea del Sur y más recientemente China. En ese orden los países de la región Asia Pacífico comenzaron a invertir en América Latina. En la década de 1960 el interés del primero se despertó y puso el ojo en un país en particular: México. La nación norteamericana se convirtió así en  receptora de capitales para la industria automovilística, en primera instancia con Nissan.

Corea del Sur se acercó a la región en la década de 1980 y su objetivo fue el desarrollo textil en países como Guatemala o El Salvador, en Centroamérica, pero  la verdadera expansión llegó en los años 90, cuando ambos países "tratan de aprovechar la suscripción del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de utilizar a México como una plataforma de exportación a Estados Unidos, desde un país de salarios relativamente bajos".

Así lo explicó a Sputnik el doctor José León Manríquez, de la Universidad Autónoma Metropolitana de Xochimilco. El académico, que  participó en el seminario del Observatorio América Latina - Asia Pacífico de la ALADI en Montevideo, contó que no fue hasta los años 2000 en que la propuesta China entró al escenario, dominado hasta entonces por sus vecinos.

"Esas empresas chinas que comienzan a invertir están sobre todo concentradas no en el sector manufacturero como Corea y Japón, sino en la extracción de materias primas, sobre todo en minerales y petróleo".

"En Venezuela y en otros países como Brasil y Argentina también han aumentado las inversiones chinas en el área de extracción de recursos naturales", señaló el experto, quien destacó el papel cada vez mayor del gigante asiático en la economía latinoamericana.