Periodista Bia Barbosa: en Brasil ha quedado en evidencia “un esquema de total promiscuidad entre fiscales y jueces”

Entrevistada en InterCambio la periodista brasileña Bia Barbosa, habló de las amenazas lanzadas por el presidente Jair Bolsonaro contra el periodista Glenn Greenwald y de las condiciones amenazantes que el gobierno del gigante sudamericano está generando para el ejercicio del periodismo.

Greenwald es el “director” del “sitio brasileño” The Intercept y su trabajo periodístico puede ser dimensionado por su rol en “las denuncias” del ex consultor informático del gobierno estadounidense “Edward Snowden”, cuyo valioso y valiente aporte informativo “salió para el mundo” a través de la labor de Greenwald

En esa misma línea de compromiso con la verdad y la justicia como valores universales de aplicación en cada tema y país, hace pocos meses “recibió” de fuentes propias un volumen de “mensajes” cuyos contenidos tan graves como inquietantes, “que ahora empezamos a conocer”, involucran a la ya previamente sospechada trama de intereses que viene operando en el sistema de justicia y los medios de comunicación para destruir al PT, encarcelar a sus dirigentes y liquidar a la izquierda y al progresismo.

Es tan grave el grado de intervención política y contaminación informativa entre actores de la Fiscalía, el Poder Judicial, el Ejecutivo y los medios, según confirman los mensajes recibidos por Greenwald y publicados por The Intercept, que “ahora la dirección de la revista Véja tuvo que hacer una autocrítica” en la que admite que “ayudamos a construir como héroe nacional (a) la figura del juez (Sergio) Moro” y reconoce que “la justicia no se construye” a cualquier precio.

Lo que The Intercept ha develado es nada menos que “un esquema de total promiscuidad entre fiscales y jueces”, resumió al respecto Barbosa, señalando que ha quedado documentada una flagrante “falta de imparcialidad del juez” devenido en Ministro de Justicia de Bolsonaro tras haber dirigido el proceso de persecución y encarcelamiento del expresidente Lula, sin mediar prueba alguna respecto de ningún delito.

“Lula preso no pudo participar de elecciones” y las causas judiciales contra él fueron impugnadas por su defensa y por el PT a partir de la última campaña electoral, pero “ahora hay además un movimiento por la anulación de las elecciones” en las que el Estado impidió ser candidato presidencial al político más popular del país, Lula, favorito con una larga diferencia en todos los sondeos de intención de voto.

Después de publicar los mensajes que comprometen a varias de las máximas jerarquías de los tres poderes del Estado, Greenwald ha sido amenazado de encarcelamiento directamente por boca de Bolsonaro.

“Las condiciones de trabajo de los periodistas en Brasil están cada vez más peligrosas, amenazadoras”, tanto como que Greenwald “ahora es tratado por el presidente como el enemigo de la Nación” y en consecuencia se cierne sobre él “una amenaza del Estado” en la persona del presidente de la República, describió la periodista.