Patricia Cossani, de la Secretaría Nacional de Cuidados: “vemos con muchísima preocupación” las referencias al “rol de las mujeres” y a “la familia” contenidas en “los documentos presentados” por la oposición

Entrevistada en InterCambio la adjunta a la Secretaría Nacional de Cuidados, Patricia Cossani, destacó la cobertura social y la inversión financiera en el Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC), cuya rendición de cuentas fue presentada el pasado lunes 4 por el gobierno.

La cobertura ya alcanza a 80.000 familias y entre ellas, son “varias” las “poblaciones objetivo” de esta “política pública” uruguaya reconocida como “modelo en la región” porque “cambia la vida de las personas que reciben los cuidados” y la de quienes “los otorgan”, resumió Cossani.

La promoción de la realización personal y vital de “las mujeres”, históricamente cuidadoras en el seno de las familias, es uno de los propósitos del SNIC, que apunta a “formalizarlas” y simultáneamente a “generar formación” profesional para ejercer esta actividad, así como a favorecer “un entorno laboral que les permita entre ellas poder asociarse”.

En el país actualmente “hay más de 55.000 personas que son trabajadoras del área de cuidados” y desde la puesta en marcha del SNIC, “se crearon 7.000 nuevos puestos de trabajo” en el área.

Para la implementación del SNIC “priorizamos en esta primera etapa a la primera infancia” y dentro de ésta, a la meta inicial de “universalizar” la incorporación de todos los niños de “tres años”, recordó Cossani.

Para desarrollar esta meta inicial, como opciones de asistencia “tenemos los Caif”, “la ampliación de los jardines de Anep” y también “los centros entre sindicatos y empresas”, concebidos para promover “la corresponsabilidad social” y de los que “tenemos 12 instalados en todo el país”, subrayó.

Resaltó que la apuesta a esta modalidad “tiene que ver con los horarios” y “con las necesidades” vitales y operativas de los diversos núcleos familiares. Por eso “tienen mucha más flexibilidad horaria que los Caif”, mientras que “lo otro que surgió son las casas comunitarias de cuidados”.

También destacó una línea de trabajo en “trayectorias educativas de los adolescentes (…) que han dejado de estudiar” y con la cual “hemos logrado que más de 500 jóvenes volvieran a estudiar” en el marco del SNIC.

Al mismo tiempo, “estamos intentando validar la formación de las cuidadoras” que ya realizan esta actividad como principal trabajo y fuente de ingresos. Y además, la Secretaría Nacional de Cuidados se aboca actualmente a “elaborar estrategias de cuidados nocturnos”, informó.

“Estamos hablando de permitirles a las mujeres retomar sus proyectos de vida” y junto a ello, propender a “la profesionalización de la tarea del cuidado”, algo que asimismo “trae autonomía” a la persona cuidada.

Después la entrevistada habló de la Ley de Salud Mental y los desafíos que planteará su aplicación, al Estado en general y al SNIC en particular.

En cuanto a la primera infancia, en el tramo de niños “de cero a dos años tenemos el gran desafío” de instrumentación, por ejemplo en “el tema de las licencias” laborales y también “la flexibilidad” de los centros del SNIC.

Más adelante habló de las necesidades de financiamiento hacia el futuro, más allá del aporte concretado hasta el presente por “Rentas Generales” y con el que el SNIC funciona desde su creación, aporte que completará 771 millones de dólares al cierre del quinquenio presupuestal en ejecución.

Cossani se refirió luego a distintos aspectos institucionales y formativos del desarrollo del Sistema y hacia el final de la nota mencionó las perspectivas políticas relacionadas con su crecimiento como política pública estratégica.

En este punto, dijo que “vemos con muchísima preocupación” la posibilidad de que no siga siendo priorizado o desplegado en un eventual gobierno de la actual oposición.

Sobre ese riesgo, advirtió contra “una cuestión muy importante” que remite directamente a “la vida de las personas” y esta inquietud surge de “lo que vemos en los documentos presentados sobre el rol de las mujeres” y la descripción de “la familia” contenida en esos textos programáticos.

Del lado de la Secretaría, por el contrario, la apuesta es a mantener y a profundizar “el rumbo de seguir ampliando los servicios y la cobertura” del SNIC, buscando a la vez la transformación “del sentido común” referido a los roles de las personas en la sociedad y a sus derechos de realización.