Padrón: hay que rodear de solidaridad a Bolivia y generar una respuesta internacional que le ponga límites a la violencia y la persecución

En su columna semanal en InterCambio Álvaro Padrón analizó los dramáticos acontecimientos en Bolivia, señalando “los errores” del gobierno y alertando contra la reversión de “la agenda de derechos”.

Padrón indicó que ahora “hay que activar todos los mecanismos posibles de solidaridad” con el pueblo boliviano, honrando y acompañando “el nivel del esfuerzo” realizado por el Presidente “Evo Morales” al renunciar al mandato soberano de su pueblo “para evitar una masacre”.

No obstante, ese paso fue dado “después de cometer varios errores” relacionados al proceso electoral, ya que “desde 2016 esto venía medio torcido”, valoró.

Reseñó la anterior convocatoria oficial a un plebiscito orientado a habilitar una nueva reelección de Morales y que no fue aprobado. “Desde ahí en adelante quedó la sensación de que íbamos a tener un problema con la continuidad” del gobierno del MAS, partido al que criticó junto a Morales, y “con la elección también se siguió haciendo las cosas mal”, aseveró.

Después, como resultado de la aceptación por parte del gobierno de una auditoría externa de “la OEA” al proceso comicial, este organismo “le da la excusa” necesaria al movimiento golpista para justificar su pretensión, “junto a los errores” de Morales, su gobierno y su partido, recalcó. Todo ello, además, “para que se unifique a la oposición en su peor versión”.

En lo inmediato, reflexionó el columnista, “hay que evitar que esto termine en un baño de sangre”. Advirtió que en este momento en el mundo “está pasando algo grande” y muy peligroso para la democracia y la estabilidad, “hay una crisis en la relación entre la sociedad y la política” y esta crisis se mueve al compás de fuertes intereses que sacan provecho de todo ello.

Después continuó analizando el complejo mapa político de la actualidad y remarcó la necesidad de “rodear de solidaridad a Bolivia”, entre otras formas generando “una respuesta internacional que le ponga límites” a la violencia y a la persecución desatada contra la gente del oficialismo.

Padrón puntualizó que “lo que triunfó en Bolivia es la peor versión” de la corriente internacional “que hoy quiere revertir la agenda de derechos” en buena parte del mundo, empezando por América Latina, incluido Uruguay.