Orsi: Hoy la Intendencia es una institución viable, que es posible gobernar y permite mirar al futuro

Entrevistado en InterCambio el Intendente de Canelones, Yamandú Orsi, habló sobre el funcionamiento del transporte en el Departamento canario y el área metropolitana y repasó diversos temas de políticas de gobierno, entre ellos el proceso de mejora departamental en curso desde 2005.

Orsi ejemplificó con “la Perimetral” y “la movilidad” metropolitana en general para señalar que en Uruguay “falta audacia” en la gestión de gobierno, existiendo “un desafío importante” con “los corredores”. Entre éstos, “Avenida Italia” y su futuro como vía interdepartamental.

Consideró que “hace falta dar el paso en el cambio de modalidad de transporte”, dado que es inviable continuar con cada persona “viniendo en su vehículo particular” a trabajar y realizar cada actividad específica. “El desafío está en el transporte público” y quizá la solución esté en una realidad construida durante la larga década transcurrida desde 2005: “hoy tenemos mucha más energía que antes”, reflexionó el Intendente canario.

Un problema para avanzar en esta dirección, así como en otras, es que en el país “andamos navegando en una (…) excesiva cautela a la hora de dar algunos pasos”. Por eso mismo, “esta decisión del Presidente (Tabaré Vázquez) de ir e ir con el ferrocarril me parece genial”, tal como le parece “con el Antel Arena” y la voluntad política de construirlo pese a críticas.

Recordó que “toda la inversión pública que tenemos” en el sistema vial nacional, es resultado de una decisión política de corte “keynesiano” tomada por “Tomás Berreta, un canario colorado” que miraba al futuro.

Como parte de requerimientos nacionales que deben ser respondidos, “estamos en un cruce de caminos (…) necesitando tomar algún tipo de decisión” sobre producción, desarrollo, logística y ambiente. Por ejemplo “tenemos un desafío: qué pasa con el modelo forestal”, ejemplificó, y aseveró: “hay que replantearse el modelo de país”.

Retomando el capítulo de transporte y movilidad en el área metropolitana, se refirió al proyecto de “corredor” para “Avenida Italia” y dijo que tanto él como su par capitalino Daniel Martínez “somos conscientes de que tiene que ser una propuesta país” por el alcance y proyección que tendría la obra.

También lamentó las dificultades para uniformizar el funcionamiento del transporte de taxis y automóviles privados entre los dos Departamentos grandes de la zona metropolitana. Enrabó esto con el sistema de transporte colectivo canario, al que describió, señalando algunas de sus deficiencias y de sus mejoras, a la luz de la compleja realidad demográfica y territorial.

Volviendo al extendido hábito nacional de usar el vehículo particular para cubrir cada desplazamiento y acudir a cada actividad, recalcó que esto es “inconveniente por lo menos”.

Más adelante evocó el panorama que debió afrontar el primer gobierno departamental frenteamplista en 2005 con Marcos Carámbula al frente de un proceso que se vislumbraba extremadamente difícil, con las finanzas en estado de quiebra, una realidad caótica en varios planos y grandes áreas de Canelones en situación de virtual o real abandono, según los casos.

“Me tocó en aquel momento estar de secretario general” y casi 15 años después, “el resumen” de Orsi es que la Intendencia canaria “hoy es una institución viable”, que conduce y gestiona “un Departamento que es posible gobernar, o administrar” en el marco de “una realidad que te permite mirar futuro, planificar” y por ende “es posible seguir navegando con ella. Incluso para generarte planes”, remarcó.

Antes de 2005 había en el terreno institucional “una relación incierta con el gobierno nacional”. Asimismo, el crecimiento demográfico y el proceso de urbanización “hubo momentos en que fue esencialmente caótico”, siendo “imposible pensar en gobernar un Departamento como Canelones (…) sin un diseño mínimo de descentralización departamental”.

El cambio producido es hondo y puede apreciarse en que “en estos 15 años la gente recuperó confianza en la institución”, al tiempo que ésta “fortaleció” esa confianza proveyendo “servicios” a la población “en un ida y vuelta” de signo positivo entre la sociedad y el gobierno departamental.

“Hoy podemos generar un calendario de pagos”, añadió, contrastándolo con la situación de 2005, cuando Carámbula “preguntaba en el gabinete: ¿cómo estamos para pagar (las obligaciones del mes)?”. Aparte, destacó que en materia de caminería rural “andamos por los 3.000” kilómetros y que en general están “bien” en cuanto a transitabilidad.

Después habló de la distribución de recursos que el gobierno nacional vuelca a los departamentales y recordó que “era tan escandalosa” la injusticia presupuestaria que sufrían Montevideo y Canelones, que se diseñó una solución convenida entre el gobierno nacional y el Congreso de Intendentes para paliarla.

“Fue una especie de compensación acordada para terminar con esa especie de asimetría, o por lo menos para amortiguarla” mediante la instrumentación de “dos fideicomisos”, uno por “100 millones de dólares” y otro “por 25 millones”, respectivamente.

En otro orden, expresó su preocupación por el uso de la tierra canaria entre el agro-negocio, la agricultura familiar y la comunidad. “En Canelones la relación es explosiva”, alertó.