“No olvidarse de lo que ha pasado” con el crimen de ´las Muchachas de abril´, del que “se sabe quiénes son los asesinos aunque están impunes”

Entrevistado en InterCambio Horacio Raggio, hermano de la militante tupamara Laura Raggio, acribillada a balazos el 21 de abril de 1974 en Brazo Oriental junto a sus compañeras Diana Maidanik y Silvia Reyes, recordó la horrenda y cobarde ejecución perpetrada contra las tres jóvenes por un comando militar integrado entre otros por los represores Juan Rebollo, Nino Gavazzo, Jorge ´Pajarito´ Silveira y Manuel Cordero.

Este domingo 21 se cumplieron 45 años de los asesinatos de “las Muchachas de abril” en una casa del barrio montevideano Brazo Oriental, crimen de Estado realizado con saña cuando ese comando intentaba capturar al militante tupamaro Washington Barrios, quien no se encontraba allí y que sería asesinado pocos meses después en Córdoba, Argentina, por las fuerzas represivas del país hermano del Plata.

Horacio Raggio resaltó la importancia histórica de “no olvidarse de lo que ha pasado” en un caso como el de ´las Muchachas de abril´, del que “se sabe quiénes son los asesinos”, que no obstante “están impunes”, recordó en referencia a “este grupo de Gavazzo, Silveira, Cordero” y otros represores como Rebollo, Armando Méndez y Julio César Gutiérrez. “Nunca fueron juzgados por este crimen”, recalcó el entrevistado.

Evocó que esos represores “fueron a buscar a Washington, no a las gurisas”, que estaban indefensas y no integraban ninguna estructura armada. Incluso “podían habérselas llevado presas otra vez a Laura y a Diana”, quienes habían sido detenidas y torturadas pocos meses antes, pero optaron por acribillarlas con unos 200 disparos. Silvia Reyes estaba embarazada.

“Ya se conocía en aquel momento las atrocidades” del crimen de Brazo Oriental, “cómo quedaron las gurisas”, apuntó Raggio, remarcando que en principio los represores “fueron a buscar a Washington a la casa de los padres” de éste, que vivían en otra puerta de la misma edificación.

“No iban a tomar rehenes ni a llevarlas presas, el que estuviera en ese momento ahí, moría”, explicó el hermano de Laura, recordando la escena del crimen tapizada de “carne” y “pelos” de las militantes ejecutadas. Horacio, que entonces tenía 17 años de edad, rescató el hecho de que a su hermana el menos “pudimos velarla a cajón abierto. A Diana y a Silvia no pudieron velarlas a cajón abierto porque estaban destrozadas”.

Como parte de la conmemoración, este martes 23 habrá una actividad en la Terminal Goes con la exhibición del documental ´Muchachas de abril´, dirigido por Ignacio Guichón, y una charla sobre el tema a cargo del periodista especializado en Derechos Humanos y pasado reciente Roger Rodríguez.

El jueves se hará otra actividad de Memoria en torno al episodio, que tendrá lugar frente a la casa en la que Laura, Diana y Silvia fueron asesinadas. Allí actuará la murga Falta y Resto como parte del programa, que incluirá otras presentaciones.

Cabe señalar que en 2007 el juez Pablo Eguren ordenó el archivo del expediente que sustanciaba la investigación del triple asesinato, y que lo hizo a pedido del fiscal Enrique Möller.