Netto: el trabajo del Ineed “no tiene el estatus para denominarse Informe de Estado de Situación de la Educación 2017-2018”

Entrevistados en InterCambio el presidente del Codicen de la Anep, Wilson Netto, y el director de Planificación del organismo, Antonio Romano, hablaron del Informe de Estado de la Educación en Uruguay 2017-2018, elaborado por el Ineed.

Netto lamentó al respecto que ese trabajo “no permite dar una visión real de la Educación en su conjunto”. Explicó en ese sentido que “si leés todo el informe, lo que ves es un páramo” y de allí se desprende que en el país “no hay políticas educativas”. Entonces “decimos que no está a la altura de un informe del Estado de la Educación”, es decir que “no tiene ese estatus” y esto porque “el recorte” que presenta “no permite dar una mirada global”.

Al referir a la relación entre la formación del cuerpo docente de Secundaria y su distribución en el territorio, “lo fragmentado” del informe se expresa, por ejemplo, en que mientras “sabemos que los grados más altos cobran más por hora que los bajos”, esto no determina mayor “educabilidad” en las zonas más privilegiadas que en las más vulnerables siendo que los grados docentes más altos no eligen horas en liceos de contextos desfavorables.
Romano señaló al respecto que en este capítulo, el informe “no contribuye a un debate suficientemente informado” de la evolución educativa y es así por varias razones. Entre ellas, que “no incluye a la enseñanza Técnica” y según el trabajo del Ineed “parece que la Anep le hubiera retaceado la información, cosa que no es correcta”, puntualizó, dado que la información utilizada como insumo por el Ineed tiene origen precisamente en la Anep.

Asimismo, “no está” dicho en el informe, “y esto es lo más preocupante”, que desde 2004 “se construyeron liceos” mayoritariamente en barrios de contextos desfavorables. “Y esto también es distribución de los recursos, en zonas donde antes no había ni siquiera un liceo”, remarcó.

Netto, por su parte, recordó en ese aspecto que “se construyeron 40 liceos (…) en zonas vulnerables”, pero sin embargo “del informe se quiere mostrar que es regresiva” la evolución de la asignación de recursos. Para apreciar la evolución real, añadió, “podemos dar cuenta (…) de las horas” docentes correspondientes “al quintil 1 y al quintil 5” hasta 2005 y ahora.

Por eso, “cuando hablamos de inequidades” como habla el informe, “la sociedad no sabe la cantidad de miles de millones de pesos invertidos” para corregir el desequilibrio previo a 2005 entre salarios de acuerdo a la formación y trayectoria de los docentes. Además, “ahora está liberado el compromiso” de cada docente para elegir horas en las zonas más vulnerables, si ésta es su decisión. Pero lamentablemente “todo se discute a medias”, valoró el presidente del Codicen.

Romano también habló de inconsistencias del informe cuando éste compara las condiciones de acceso y formación entre los estudiantes terciarios que eligen Formación Docente y los que optan por carreras con rango universitario reconocido como tal.

Netto, a su vez, evaluó que “es la coherencia global de los planteos” lo que está en cuestión del informe y reflexionó críticamente sobre “el último párrafo”, que remite al impacto de la relación histórica entre el salario docente y los desempeños y resultados curriculares del estudiantado.

Romano mencionó después la falta de información y la incoherencia que evidencia el capítulo de ausentismo docente en Educación Primara e Inicial, punto en el que Netto abundó exponiendo algunas inconsistencias argumentativas del trabajo del Ineed.

Luego, Romano subrayó que “cuando hablamos de aprendizaje en Pisa estamos por arriba del promedio latinoamericano, en segundo lugar y después de Chile” en cuanto a “resultados de aprendizaje”, remarcó. “Hay un esfuerzo importante que ha hecho el país en este sentido”, recordó.

“Este capítulo habla de que, lo que menos hay, es estancamiento”, analizó Netto en torno al punto, y a continuación describió otras inconsistencias vinculadas a deficiencias metodológicas del informe cuando éste establece situaciones concretas sin indicar el punto de partida para medir o comparar.

“No tiene el estatus para denominarse Informe de Estado de Situación de la Educación 2017-2018”, resumió Netto.