Nario: Uruguay está en condiciones de monitorear el desarrollo y la operación de la segunda planta de UPM y su impacto ambiental

Entrevistado en InterCambio el titular de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), Alejandro Nario, habló sobre la autorización otorgada por el organismo a la construcción del ferrocarril central y respondió diversas interrogantes referidas a los desafíos ambientales que se le presentan a Uruguay como parte de su desarrollo productivo.

El del ferrocarril central ha sido un proyecto “clasificado como C” por la Dinama, es decir con “la más exigente” normativa que se extiende también a los “estudios de impacto ambiental” correspondientes, explicó Nario. El país aplica en este tipo de emprendimientos “unos términos de referencia muy exigentes” en general.

En el caso particular del ferrocarril central, en la Dinama han sido “muy rigurosos” en cuidar y prever “lo que hace al ruido” y “las vibraciones” que podrían afectar a casas y edificaciones, así como al “tránsito y cómo afectaba” la circulación y dinámica habituales de áreas pobladas.

Como resultado de estudios y consideraciones, “se va a disminuir la cantidad de cruces” a lo largo del trazado vial respecto del plan original y también se colocará “una barrera acústica” para amortiguar el impacto sonoro del tren una vez que esté operativo, precisó.

“Lo segundo fue todo el proceso de participación social”, de hecho una “participación temprana”, para cuya activación “en 8 localidades lo que hicimos fue tomar contacto” con las poblaciones de cada una, lo que “permitió generar 71 preguntas que se enviaron al Ministerio de Transporte”, que fueron respondidas y “está todo accesible y publicado”.

“La población tiene que estar informada y tiene que haber accesibilidad” a esa información, resaltó el jerarca. En ese sentido fue que “hicimos dos audiencias públicas en vez de una” y en general “hicimos un esfuerzo importante” en materia informativa y de recepción de inquietudes.

Como parte de la habilitación concedida para la construcción del ferrocarril central, “se crea una comisión” cuyo cometido principal es generar “una respuesta rápida” a eventuales problemas que surjan en el desarrollo de las obras y su puesta en marcha.

La creación de esa instancia “surge de ese proceso de participación” ciudadana y a partir de preocupaciones y planteos de los vecinos, inquietud social que naturalmente “es pertinente”, valoró Nario.

Desde ahora, la construcción de cada uno de los tres tramos que conformarán el ferrocarril central deberá ser realizada conforme a un proyecto específico para cada uno, que a su vez tendrán que ser analizados por la Dinama antes de su respectiva aprobación.

Después, el entrevistado respondió “sí” a la pregunta de si la Dinama está en condiciones de controlar e inspeccionar la realización integral de ese megaproyecto industrial que es la segunda planta de producción de pulpa de celulosa de la compañía finlandesa UPM.

Explicó por qué el organismo tiene la capacidad de hacerlo y destacó que “las Intendencias van a tener un rol importante” en ello, además de que hoy día “la sociedad civil organizada es un aliado fundamental” en cuanto al control ambiental de los emprendimientos económicos.

Luego se refirió a los enormes y complejos desafíos ambientales que presenta el Río Negro y aseveró que “Uruguay (…) no tiene grandes problemas” de envenenamiento de origen industrial como la plombemia y otros similares.

Más adelante en la nota, Nario destacó las inversiones ambientales de las empresas industriales instaladas cerca de cursos de agua como el Río Santa Lucía y la incorporación del sector agropecuario a estas líneas de mitigación de impacto ambiental de sus respectivas actividades. De todos modos, puntualizó, “el Uruguay tiene que avanzar más” en la materia.