Murro: por primera vez en la historia del Uruguay los salarios, jubilaciones y pensiones ajustan arriba de la inflación en forma consecutiva en 15 años

Entrevistado en InterCambio el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, celebró la sentencia judicial definitiva que dio legitimidad a sus declaraciones sobre la economista Azucena Arbeleche y las calificadoras de riesgo, y advirtió contra la probable caída de salarios, jubilaciones y pensiones en un eventual gobierno de la oposición.

Murro destacó el reciente fallo definitorio de un Tribunal de Apelación que revirtió una anterior decisión judicial de primera instancia, la cual había establecido que unas expresiones del ministro sobre unas declaraciones de la economista Azucena Arbeleche referidas a las calificadoras de riesgo y la situación macroeconómica del país, eran parte de la campaña electoral y no correspondía que fueran hechas por un secretario de Estado.

“En primer lugar satisfacción por la libertad de expresión”, aspecto que sería saludable “hubiéramos celebrado y defendido todos. Es la sentencia definitiva y fue por unanimidad”, recalcó. “No sé si van a reconocer que se equivocaron, si van a reconocer la decisión de la justicia”, ante la cual “hicimos un recurso y lo ganamos definitivamente”. En contraste con Guido “Manini” y Agustín “Bascou (…) nuestra actitud es diferente”.

Luego abordó el tema “Consejos de Salarios” recordando que con el Frente Amplio (FA) se negocian en ese ámbito “aumentos por categoría, aumentos generales y condiciones de trabajo”. “Nosotros queremos que todo eso siga funcionando”, pero si un eventual gobierno de la opositora ´coalición multicolor´ atiende “todas” las recomendaciones “de la OIT, no va a haber aumentos generales de salarios” y sí un posible o probable desguace, por lo menos parcial y en muchos sectores, de la negociación colectiva por rama.

Relacionó esto con las relaciones políticas y las afinidades programáticas entre las representaciones patronales y las asesorías laborales de los partidos tradicionales, ejemplificándolas con nombres y razonando que “éstas nos son casualidades, son coincidencias” verificables de larga data.

Después Murro describió distintos escenarios posibles de negociación colectiva y evocó que “entre 1992 y 2005 negociaban solo el 20% de los trabajadores”, mientras que desde 2005 “negocia el 100%”.

En los 15 años del FA “hubo siete rondas” de Consejos de Salarios y en promedio “hubo 85% de acuerdo entre empresarios y trabajadores”. “Solamente en entre el 3 y 4% de los casos” el Poder Ejecutivo “tuvo que decretar” laudos, y apenas “en 12, 14 casos el gobierno votó con uno o con otro” de los sujetos colectivos sectoriales, graficó.

También recordó que “en 1989 el 83% de la población” votó a favor de que “las jubilaciones y pensiones ajusten por el Índice Medio de Salarios”, por lo cual es relevante para los pasivos considerar lo que puede pasar con sus ingresos mensuales en un gobierno que actúe contra la mejora salarial.

Sobre este punto, añadió que “por primera vez en la historia del Uruguay (…) los salarios, jubilaciones y pensiones ajustan por arriba de la inflación en forma consecutiva”, durante los 15 años de gobierno del FA.

Asimismo evocó con pesar que “en los gobiernos blancos y colorados”, para jubilarse y pensionarse “había tarjetita” de recomendación de un político. En cambio, hoy “hay más de 500.000 personas más en el BPS” así como “75.000 empresas más en el BPS en estos 15 años”. Del mismo modo, “antes los pequeños empresarios solo tenían obligaciones” pero “ahora tienen Fonasa, licencia por enfermedad” y varios otros beneficios.

Sobre el Programa del presidenciable blanco, Luis Lacalle, y los planes opositores, el ministro de Trabajo advirtió que “se están empezando a dar señales de dónde van a sacar los 900 millones de dólares”.

Dimensionó esa cifra informando que “el presupuesto anual del Ministerio de Trabajo es 33 millones de dólares” y razonó que un recorte como el anunciado “no se logra sin meterle la mano en el bolsillo a la gente”.

“¿Por qué Lacalle Pou no dice de dónde los va a sacar? (…) Si la Ley de Urgencia es buena, ¿por qué no la anuncian? Si es buena, capaz que los ayuda a juntar algún voto”, reflexionó Murro.