Murro: ningún gobierno del mundo habló en la OIT contra el gobierno uruguayo ni a favor de los empresarios

Entrevistado en InterCambio el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, respondió a los ataques que está recibiendo la cartera a su cargo como parte de una andanada dirigida contra la política laboral del gobierno en general y contra algunos sectores del Frente Amplio (FA).

Murro dijo que desde la Secretaría de Estado están tomando esa arremetida “con mucha tranquilidad de conciencia y tratando de hacer las cosas cada vez mejor, colectivamente, (…) en este mundo en que estamos, tratando, en democracia, de analizar las situaciones, qué se dice, qué hacemos y cuáles son los resultados” de lo que hacen, reflexionó sobre su accionar.

Recordó que acaba de cerrarse “la ronda más importante de Consejos de Salarios de la historia del Uruguay”, durante la cual “ya funcionaron 231 grupos que terminaron” y lo hicieron con “85% de acuerdo entre empresarios y trabajadores”, es decir con “un porcentaje altísimo” y especialmente “comparado con cualquier otro lugar en donde se discuten cosas” que conciernen a sectores con intereses propios y miles de personas.

Detalló la composición tripartita y bipartita de ese 85%: “en el 38% de los casos, empresarios y trabajadores se pusieron de acuerdo” en aumentos salariales “por encima” de las pautas fijadas por el Poder Ejecutivo, mientras que “el gobierno solo tuvo que decretar en 8 casos”, esto es “menos del 4%” del total de subgrupos que negociaron en la ronda; en el resto de subgrupos, los convenios colectivos fueron por acuerdo tripartito.

Lamentó que “en uno de los subgrupos rurales, una de las partes se niega a negociar”; y recalcó que “cuando no hay acuerdo” de partes, “el gobierno vota con uno u otro” y así fue que lo hizo “en 11” oportunidades “con los empresarios y “en 8” casos “con los trabajadores”, precisó el jerarca.

Después explicó por qué “Uruguay fue puesto en esa lista” de la OIT “en la que no merece estar” junto a países y gobiernos que no respetan derechos de diferentes actores, en los que hay explotación infantil, trabajo esclavo y asesinatos de activistas; fue colocado por negociación discrecional entre un puñado de dirigentes patronales y sindicales en la cúpula de la OIT.

También recordó que en nuestro país “los rurales o cualquier otro pueden negociar en forma bipartita” con el sindicato de rama “y no ir al Ministerio” a hacerlo.

“Las centrales sindicales de Estados Unidos expresamente apoyaron la posición del gobierno uruguayo” en la OIT y “ningún gobierno del mundo habló contra el gobierno uruguayo ni a favor de (la posición de) los empresarios”, subrayó el ministro.

Contó que “si nosotros hubiéramos negociado” en la cúpula de la OIT que Uruguay no integre aquella nómina a cambio de apoyar “la reforma laboral de Brasil”, alternativa que “no vamos a negociar, (…) seguramente no hubiéramos estado en esa lista”, pero “esta es una cuestión de dignidad”.

Después destacó la lucha y la victoria de Uruguay en la arena del Derecho Internacional haciendo que se establezca la verdad histórica de la existencia de la Operación Cóndor, llevando adelante la acusación en Italia contra los represores cuando todos los demás países dejaron el tema por el camino.

Volviendo al tema de las relaciones laborales domésticas, puntualizó que “la conflictividad era mayor cuando no había Consejos de Salarios, cuando no gobernaba el FA, que ahora”, y esto “lo dicen estudios de la Universidad Católica”, ejemplificó.

Citó asimismo información de prensa local según la cual las producciones y exportaciones de rubros primarios como la carne y la soja están creciendo en volumen y en precios, acercándose la soja a récords históricos.

“El sector rural está subsidiado por el Estado en seguridad social (…) y esa diferencia la paga el conjunto de la población”, tal como sucede también “en accidentes de trabajo”. “Pero hay que reconocerlo”, apuntó Murro.

A continuación se refirió al tema empleo y al respecto anotó que “nunca hubo tanta gente trabajando en Uruguay como ahora, pese a esto que nos duele” de 50.000 puestos laborales perdidos en los últimos cuatro años. Esto “nos debe doler como frenteamplistas”, remarcó, pero lo contextualizó recordando que desde 2005 el país había generado “300.000” empleos.

“Y siempre hubo más desocupados que ahora”, con todos los gobiernos anteriores al FA, además de que actualmente “se pierde empleo en todo el mundo” por diversas causas, entre ellas las tecnológicas.

“El promedio de desempleo en Europa es 7,8%” cuando el de Uruguay marca “8%”, mientras que “Argentina y Brasil están con 13% y 11%”. “Y nosotros no podemos ser inmunes a eso”, razonó el secretario de Estado.

Respecto del convenio comercial entre el Mercosur y la Unión Europea, “es un acuerdo que nosotros apoyamos”. “Tenemos que hacer acuerdos laborales, acuerdos sociales, junto a los acuerdos comerciales”, sintetizó.