Murro: la construcción de la primera draga en el país por una empresa holandesa “es un ejemplo de cómo debemos hacer las cosas en Uruguay”

Entrevistado en InterCambio el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, habló sobre la situación del sector citrícola en Salto, destacó los resultados de los Consejos de Salarios y repasó diversas situaciones laborales y productivas de varios rubros de actividad.

El Poder Ejecutivo impulsa un Proyecto de Ley que está a punto de ser votado por el Legislativo y que “es una ayuda del gobierno a las fuentes de trabajo en Salto” y “al sector citrícola en general”, apoyo que se materializa en “115 millones de pesos” que son “para la cosecha, para las cosas que se necesite comprar, para el pago de los salarios”, contextualizó Murro.

“Esto no es un apoyo para Caputto” y sus dificultades específicas, “una empresa muy importante que tiene miles de hectáreas, es la principal exportadora citrícola, ha recibido muchas ayudas del Estado, le debe 20 millones de dólares” al erario, describió.

“Esta empresa, por problemas de gestión, ha tenido problemas” derivados que ahora proyectan otros de mayor alcance, incluyendo posibles perjuicios “al ambiente” y hasta “plagas” que pueden extenderse a otros cultivos de otras empresas si la cosecha no se hace a tiempo. “El sector citrícola en Uruguay está bien, la que está mal es la empresa Caputto”, precisó.

Después el ministro actualizó información de cómo se está procesado la situación laboral en torno a “Colgate” y a “Fleischmann”, y también se refirió a otros procesos de organización productiva y laboral en Salto.

Resaltó que “ayer se puso” en funciones “la primera draga de fabricación nacional”, que “se construyó en Uruguay en menos de dos meses de lo previsto”. La construyó aquí “una empresa holandesa de 400 años de antigüedad” y “no costó un peso más de lo previsto”. Directores de esa compañía destacaron “la calidad de la mano de obra” local, “de la soldadura” y de “las empresas uruguayas” que participaron, cerca de 100.

“Ha colaborado también la Armada uruguaya en esto, y es importante”, además de que “se hizo un acuerdo laboral previo antes de construir”, representando el conjunto “un ejemplo de cómo debemos hacer las cosas en Uruguay”, celebró el secretario de Estado.

A continuación destacó los casos de la compañía francesa automotriz “Nordex” y de la suiza alimenticia “Nestlé”, que se instalaron en Uruguay para producir y exportar por sus condiciones y calidades en todos los aspectos relacionados, y puso más ejemplos de procesos productivos y empresariales en curso en el país.

Después lamentó que “hay algunos dirigentes blancos y colorados que no quieren que la obra de UPM comience a hacerse en este gobierno, quieren hacerla ellos, si ganan” las próximas elecciones, motivo por el cual “hay gente poniendo palos en la rueda para que no se concrete esto”.

“Que se lo vayan a explicar a la gente de Durazno, Tacuarembó, a cada uno de los 150.000 desocupados que hay en Uruguay”, reflexionó, recalcando el hecho negativo de que “hay gente que se dedica a poner palos en la rueda” porque “tiene tiempo y plata para eso”, disparó Murro.

“Ojalá que el próximo gobierno sea del Frente Amplio” (FA) porque de otro modo al país “le irá muy mal”, si vuelve a estar gobernado por quienes “entre 1992 y 2005 suprimieron los Consejos de Salarios” y con esto “a la gente le fue mal”, porque disminuyó el trabajo y empeoraron los salarios y las condiciones laborales, recordó.

“Nos duele cada uno de los 150.000 desocupados que tenemos”, expresó el ministro, para añadir que, “pese a eso”, la desocupación actual marca “la menor tasa” respecto del registro que hubo con “todos los gobiernos blancos y colorados” posteriores a 1985.

Más adelante en la nota, el entrevistado mencionó los “muy buenos resultados” generados por “la ronda de negociación colectiva más grande de la historia”, ya que estos Consejos de Salarios produjeron hasta ahora 203 acuerdos firmados en un total de 230 subgrupos sectoriales.

“Ese 94% de acuerdo entre empresarios y trabajadores” constituye un resultado colectivo tan significativo que “desde algunos países nos están preguntando cómo hacemos” para lograrlo. “El Consejo de Salario es la garantía de los débiles” en cada rubro, y las partes pueden negociar como y “donde quieren, no tienen por qué venir al Ministerio” para eso. “Lo que no es válido en Uruguay con el gobierno del FA, es no negociar”, apuntó.

Después se refirió a las aplicaciones digitales y criticó que “Uber vino a Uruguay tipo colonialismo, tipo imperialismo”, a instalarse con la pretensión de no cumplir las reglas ni las normativas laborales y tributarias.

“Queremos regular esto, queremos que los trabajadores tengan su derecho” y ya “le estamos cobrando impuestos a Uber”, ejemplificó al respecto.

Luego habló de las discusiones y capítulos que deben tenerse en cuenta para analizar y debatir en torno a eventuales reformas del sistema nacional de Seguridad Social. Recordó los perjuicios que se le generó a la sociedad uruguaya con la reforma de 1996 que creó las AFAP. En cambio, con los gobiernos del FA “incorporamos 550.000 personas a la seguridad social”, logro que “está siendo estudiado a nivel internacional”, indicó.