Mujica propuso generar atractivos para la inversión de capitales uruguayos que están en el exterior

Más de un centenar de personas, estuvieron presentes ayer al mediodía en el Hotel del Prado donde el expresidente José Mujica realizó una exposición denominada “Los desafíos del siglo XXI” y que fue organizada por el Espacio 609.

Mujica estuvo acompañado por su esposa y vicepresidenta Lucía Topolansky, el presidente de la coalición de izquierda Javier Miranda, el diputado Alejandro Sánchez y los intendentes de Rocha Aníbal Pereyra y del departamento canario Yamandú Orsi.

Según el exmandatario, en América Latina las ramas más prósperas de la economía, o las que tienen más futuro, van cayendo en la propiedad de las grandes empresas transnacionales, por eso hizo un llamado a salir del mundo de las apariencias y tratar de ver en profundidad el drama que tenemos.

El exjefe de Estado dijo también que en nuestro país se está produciendo una tendencia hacia el “rentismo”, ya que 40% de las mejores tierras se están arrendando, lo que equivale a 700 millones de dólares anuales en concepto de renta. En este sentido aseguró que los propietarios de esos suelos no los trabajan por maldad sino porque si bien no les da mucha plata la tienen segura.

Por otro lado subrayó que para generar recursos, el Estado tiene que invertir asociado con los privados, y que a los privados les vaya bien. Tirando del carro de ellos, así favorecen también el interés del Estado, y se termina con esa dicotomía, en este sentido aseguró que el Estado no puede seguir creciendo por la vía de los impuestos.

INFO24 se comunicó con uno de los participantes de esa instancia, el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, que brindó detalles de esta idea expuesta por Mujica de la participación del Estado con privados.

Orsi se refirió a que esta iniciativa no es nueva en el mundo, pero que es necesario que el Estado no participe de la gestión que debe ser privada.

Consultado respecto de los beneficios que obtendría el Estado con esta propuesta Orsi se refirió a la generación de riqueza para el país y a la supervivencia de los sectores económicos nacionales que deben sentirse incentivados a invertir en Uruguay.