Mujica: “En estos días de enorme calentura se me fue la lengua y ofendí a nobles compañeros que representan matices incuestionables de nuestra herramienta”

En su espacio de reflexiones en M24 el senador reelecto y líder del Frente Amplio (FA) José ´Pepe´ Mujica se refirió a las luchas por los derechos de las mujeres y recordó su compromiso efectivo con esta causa, razonando además al respecto que el vanguardismo de algunas expresiones feministas deja solas en los hechos a las mujeres más pobres y vulnerables del país.

Mujica abrió la columna lamentando que “perdimos las elecciones, en la primera vuelta” y expresando su deseo de que este resultado “no signifique un sacrificio para la masa del pueblo más humilde y trabajador de mi país”.

Al respecto, evaluó que “fallamos varios dirigentes, yo mismo el primero” y que esto fue así “porque nos movimos tarde, y mal, demasiado confiados, cuasi, diría, pachorrientos, y vuelvo a repetir: yo, el primero”, remarcó.

Al estar “convencido de esto”, el expresidente de la República explicó que se viene sintiendo “muy mal, porque este convencimiento me atormenta” dado que lo ocurrido entre el 27 de octubre y el 24 de noviembre “no fue un error del pueblo frentista, fue una parsimonia excesiva de sus dirigentes, por lo menos varios dirigentes entre los que me incluyo”, recalcó.

“Y seguramente en estos días de enorme calentura se me fue la lengua” y con esto “ofendí a nobles compañeros”, referentes que “en el fondo representan matices importantes, incuestionables, de la composición de nuestra herramienta”. “Y naturalmente, estuve muy mal”, reconoció.

A continuación, Mujica recordó que “la corriente política a la que pertenezco, si por algo se caracteriza, es por promover compañeras como nadie, y allí están los hechos: todas las presidentas que ha tenido la Cámara de Diputados, que son varias, fueron todas compañeras de nuestro sector, y eso fue por voluntad política” del Movimiento de Participación Popular.

Al respecto, evocó a modo de ejemplo que “cuando fui gobierno promoví contra viento y marea, y vaya que me costó, que me cuesta, la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, porque entendía que era una manera de defender a las mujeres más humildes”.

Asimismo, agregó, “fui, hace años, como presidente de la República quien salió con letreros por la calle, cuando empezó a menudear la violencia machista contra las mujeres, recordándoles a los hombres que en la vida hay que saber perder”.

Pero más allá de normas y políticas, reflexionó, “estoy convencido (…) de que el verdadero cambio no es de palabras, es cultural, y para que ello sea posible, necesita incorporar el conocimiento masivo de las mujeres más humildes de este país, que son las que tienen más hijos y las que construyen y son, por razones naturales, las primeras educadoras de nuestro pueblo”.

Esas mujeres, recordó también, “suelen estar enormemente alejadas, por razones económicas, de los bienes públicos de la cultura, y es allí donde más duele el patriarcado y los prejuicios (…) fue por eso que inventamos el Plan Juntos”, orientado a ayudar a las mujeres y madres más pobres, vulnerables, solas y golpeadas por hombres que además las abandonan. “Hice todo lo que pude y lamento mucho no haber podido más”, apuntó.

Acerca de la acción social y política organizada en defensa de los derechos de las mujeres y en contra de la violencia machista, el líder frenteamplista recordó que “la marcha de una sociedad tiene sus ritmos, y tiene el ritmo de su retaguardia, que es lo más grande y es lo que está atrás. En todo caso, la vanguardia si existe, en el mejor de los casos no debe despegarse” del pueblo y sectores sociales a los que busca defender y aspira a representar.

Por el contrario, indicó Mujica, la vanguardia primero “debe ser entendida para que después esa retaguardia pueda construir una nueva cultura. Necesita, pues, ser comprendida, para luego poder convencer. Estas cosas no se arreglan mandando sino convenciendo”, reflexionó sobre esa causa.