"Mis estudiantes serán los que reconstruyan el país, los que hagan una nueva Siria"

"Ellos pensaron que iban a derrocar al Gobierno en una semana, después en un mes, después en un año, después en dos", le dijo a Sputnik el profesor universitario Ali Mahmud, al comentar el inicio del conflicto en Siria, y su evolución. "Al final EEUU va a salir de Siria, nosotros consideramos su presencia una ocupación", afirmó.

Mahmud imparte clases de Diseño Arquitectónico en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Damasco, y también en una universidad privada. Con un país con vastas zonas semidestruidas a consecuencia de siete años de agresiones permanentes, tanto por parte de terroristas como de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Por eso en las clases de Mahmud cuando se habla de reconstrucción, los jóvenes saben que, literalmente, tendrán mucho por hacer.  "La participación de estudiantes en las clases es enorme. En el quinto año de la carrera tenemos aproximadamente 700 alumnos. Y tu ves eso como un nido de abejas, siempre están haciendo exposiciones acerca de la reconstrucción".

Mahmud destacó por ejemplo proyectos "interesantísimos como el de rehabilitar a Palmira y las zonas históricas". Pero no solo en esos sitios sino en todo el territorio. En este sentido, el docente ve una oportunidad en medio de tanto dolor y sufrimiento.

"Siempre estimulo a mis estudiantes acerca de que ellos serán los que reconstruyan el país, los que hagan una nueva Siria. Es una buena oportunidad para que desde el punto de vista urbanístico se corrijan desperfecciones y de hacer las cosas de manera más moderna". Mahmud recuerda que al inicio de lo que parecía ser otro capítulo de las occidentalmente llamadas primaveras árabe, el movimiento juvenil en general y el universitario en particular se sumaron con reclamos legítimos como los que pueden tener los jóvenes en cada uno de sus países.

Pero los disturbios y protestas "fueron muriendo poco a poco, a medida que la otra parte, los que querían crear esos disturbios, empezaron a disparar desde zonas suburbanas sobre las universidades". Mahmud recordó entonces cuando en 2013 “cayó un mortero en la cafetería de la Facultad de Arquitectura donde doy clases y murieron más de 15 estudiantes”.

Cuenta que esto hizo que "terminarán de convencerse" de que lo que parecía una protesta social era en realidad “una conspiración preparada desde años atrás por occidente, EEUU e Israel”.

También relató experiencias familiares. En concreto a un primo al que los terroristas le secuestraron un hijo y una hija. Estuvieron cautivos hasta que pudieron ser liberados por el Ejército sirio. "Entonces ellos contaron el salvajismo de los terroristas. Todo lo que decían era ley y si te opones te mataban enseguida. Para ellos descabezar a una personas es como matar un puerco para asarlo y comerlo. Acabar con una persona para ellos es una diversión".

El académico dijo que "Siria está más viva que nunca" que todo va volviendo progresivamente a la normalidad, y que por las calles de la capital y otras ciudades la actividad social, comercial y laboral es intensa.

"Confío mucho en el heroico Ejército regular sirio que ha logrado defender al país y liberar la mayor parte del territorio. Estoy seguro que las pequeñas áreas que aún quedan por liberar, creo que se va a acabar y EEUU va salir del país. Confiamos mucho en nuestros aliados tanto rusos como iraníes. Al final de cuentas todo se va acabar políticamente y sino, con la fuerza".