Mini-BOT: otro golpe para la integración europea

No es nueva la creencia de que el Gobierno italiano no tiene mayor simpatía por la Unión Europea, y así lo demuestra su última propuesta. Los mini-BOT, una combinación entre bono de deuda y moneda paralela, enciende las alarmas del bloque. Sobre ello dialogamos con la catedrática de economía Mariam Camarero.

Ideados por Claudio Borghi, consejero económico de cabecera de Matteo Salvini, líder del co-gobernante Liga Norte, los mini-BOT fueron respaldados también por el Movimiento Cinco Estrellas e incluso por el Parlamento. Esta versión ‘mini’ de los Bonos Ordinarios del Tesoro (BOT) pretende saldar la deuda del Estado con proveedores privados sin recurrir al efectivo, un recurso del que el Gobierno carece.

De baja denominación, los bonos funcionarán como una suerte de billetes, cuyo valor irá desde los 5 hasta los 100 euros, e igual que las monedas convencionales no tendrán vencimiento ni generarán interés.

Consultada por Sputnik, la catedrática en economía Mariam Camarero explicó que la Unión Europea (UE) ve la propuesta «con preocupación», porque Italia es «muy reticente a cumplir las medidas que se les exige» a los países miembros. Así, la nación que ya está fuertemente endeudada, económicamente estancada y con un sector bancario debilitado, sumaría un problema más para negociar con Bruselas, que aumentaría si los mini bonos se consolidaran como moneda paralela.

«Yo no creo que quieran salir de la UE, pero a lo mejor sí de la zona euro. (…) Dependerá de lo que quieran los ciudadanos. Lo lógico sería que si están circulando los mini-BOT junto con los euros y los ciudadanos pueden pagar bastantes cosas con ellos, tiendan a utilizarlos y a quedarse con el euro (como reserva), que saben que es una moneda más fuerte», apuntó

Esto a su criterio facilitaría la salida del país de la zona euro, puesto que el «costo del cambio» sería menor. Para un país, «además del costo político», el problema es «crear una moneda y eso no se puede hacer en dos días», agregó la experta.

«Diseñarla, imprimirla, sustituirla, cuesta meses. Si ya está implantada y ha empezado a usarse, sería mucho más rápido, y de ahí la preocupación de la UE», analizó.

Momentáneamente, el mayor escollo para llevar a cabo la idea es el ministro de Economía Giovanni Tria, quien catalogó a los mini bonos como «ilegales» e «inútiles». Según dijo, si se postulan como moneda «violarían las reglas europeas, porque solo el Banco Central Europeo puede autorizar la emisión». Pero la situación no mejora si se promueven como forma de endeudamiento ya que «se sumarían a la enorme deuda pública del país», que se espera que llegue al 135% del PBI en 2020.

De acuerdo a Camarero, sus declaraciones no tranquilizan al bloque, puesto que «aunque no lo vayan a hacer ahora mismo, les está rondando la cabeza y a pesar de que el Ministro de Economía diga que no, pueden cambiar las cosas», puntualizó.