‘Mesas de cambio’: la nueva propuesta del Banco Central de Venezuela para que lleguen divisas al país

El Banco Central de Venezuela (BCV) autorizó la compra y venta de dólares a la banca privada y pública del país. El mecanismo, denominado ‘mesas de cambio’, permitirá que empresarios y particulares accedan libremente a la moneda extranjera.

Venezuela atraviesa en la actualidad un proceso de liberación de las transacciones de divisas. El país se regía, desde 2003, por una estricta regulación que limitaba el acceso a las monedas extranjeras. Ante la crisis que atraviesa la economía, en 2018 comenzó la flexibilización. Proceso que se fortalece a partir de este mes de mayo con las ‘mesas de cambio’.

Para el experto venezolano en Economía Política Juan Carlos Valdez, la resolución implica que la banca pública y privada puedan transar libremente con divisas. Esto, a su criterio, obedece «a una política de liberar absolutamente los controles en cuanto al cambio» y responde también a una demanda histórica de amplios sectores de la oposición.

De acuerdo a la resolución publicada en la página web del BCV, su objetivo es «favorecer el desarrollo de la actividad económica en un mercado cambiario ordenado». Pero una limitación podría presentarse: la escasez de dólares, cuyo flujo es limitado en el país y no hay forma de asegurar por parte de las autoridades.

El documento del BCV exige que las entidades bancarias le informen diariamente el tipo de cambio promedio al que se llegó al final del día. Con tal información, el Central publicará un promedio general del mercado.

Valdez no es optimista sobre los resultados del mecanismo, ya que no coincide con que la solución radique en la liberación del control cambiario. Según explicó a Sputnik, el proceso iniciado en 2018 no ha dado muestras de atraer divisas como prometían los defensores del
libre mercado.

«Esta política es para quienes creen, y yo no estoy en esa tónica, que esa liberación del control de cambio que se dio el año pasado va a abarrotar de divisas el mercado interno venezolano. Dicho sea de paso, eso no ha ocurrido», puntualizó.

En cambio cree que lo que debe solucionarse, pero no depende de las autoridades, es el asedio internacional sobre la economía y las finanzas nacionales. Un asedio que tiene base en “intereses estrictamente políticos y geopolíticos».

«Partiendo de eso nunca se puede hacer un análisis económico en Venezuela sobre la base de condiciones normales de una economía. (…) El propio presidente de los Estados Unidos, y países que lo secundan, dicen claramente que están bloqueando a Venezuela».