Mayra Arena, escritora y activista: las transferencias públicas a los pobres son necesarias para las urgencias pero no erradican la pobreza 

Entrevistada en InterCambio la activista social argentina Mayra Arena, reseñó la peripecia que la transformó de trabajadora por cuenta propia marcada a fuego por la pobreza desde la cuna, en expositora, escritora y militante contra la exclusión y por el cambio de condiciones sociales.

Arena evocó el “estallido en las redes” sociales que se produjo alrededor de ella el año pasado, “después de la carta del 10 de marzo” en la que necesitó romper trabas y vergüenzas para contar en primera persona y a quien quisiera leerlo, lo que vive en términos de soledad y rechazo social una persona en situación de pobreza material y carencias básicas permanentes.

Las respuestas se multiplicaron, desde “gente que había sido pobre” y se identificaba a cabalidad con su testimonio, hasta personas de otras condiciones socioeconómicas más favorables que se emocionaban con su historia de vida y admiraban su coraje para sublimarla mediante la palabra escrita y oral, expuesta y compartida.

Así le llegó una primera “propuesta” de trabajo para dar “una charla TedX”, luego de lo cual “me empezaron a llamar los medios porteños” de comunicación de masas, a través de los que “llegás a todo el país”. Con esto “pude llegar a muchísima gente” y así también fue recibiendo más “propuestas” de trabajo, hasta ir completando “una agenda tan avasallante” que “no tenía tiempo para la depilación, mi oficio”.

Al dirigirse al público con su palabra oral y escrita, “lo único que quería” era que las personas sin carencias y con oportunidades “dejaran un poco de ser tan anti-pobres (…) de creer que un poco la culpa (…) de su pobreza” es del pobre. “Quería que los que me leían no digan esas pelotudeces”.

Describió una situación común y habitual de pobreza y soledad social para recordar que “hay toda una violencia absoluta de una sociedad que te ignora”, y lo hace al punto de que “ya no podés salir a pedir laburo si quedás en la calle” por causas elementales derivadas de aseo, indumentaria, tiempo, transporte, alimentación, salud, infraestructura. “Eso es violencia” social, “pasiva y silenciosa, y lo que es peor, aceptada por todos”, apuntó.

Más adelante en la nota, Mayra habló de las políticas públicas del Estado y reflexionó en torno a “la inclusión por consumo a través de las transferencias”, herramientas “que son necesarias” para atender las urgencias que genera la carencia pero “no erradican la pobreza”. También señaló que mediando las políticas de asistencia “nunca sos persona” cabal sino apenas “objeto” de ayuda en los mejores casos, ya que “no sujeto”.

Luego habló de Argentina, su cultura política y otros elementos de su sociedad como las identidades geográficas y culturales, destacando que históricamente “el peronismo, dentro de todo, siempre es el que ha otorgado derechos” a los más desposeídos y olvidados, mientras que “la izquierda pega palos” y muchas veces hasta “llama a votar en blanco”.

La entrevistada criticó que “ese enfoque monetarista” de la sociedad y de las ayudas públicas a los pobres y desheredados, “no solo es erróneo” por su limitación y lo que transmite culturalmente “sino que además no distingue las culturas” según la matriz específica “de cada pobreza”. Esto es, la diferencia para la comprensión que surge de preguntas como: “¿De dónde viene esa pobreza? ¿Sos la tercera o cuarta generación de pobres?”.

Arena recordó que “la pobreza inexorablemente” va reproduciendo “la desigualdad” cuando “no está la política” para impedirlo. La joven activista y escritora dio ejemplos de las distintas visibilidades de las delincuencias según los sectores sociales y sus necesidades, explicando cómo actúa la dominación de clase para ocultar la delincuencia de cuello blanco y simultáneamente publicitar y criminalizar la delincuencia de los pobres.