Matías Rodríguez, del Mides: El 80% de las personas que se inscriben en el Programa Nacional de Voluntariado, son mujeres

Entrevistado en InterCambio el director de Políticas Sociales del Mides, Matías Rodríguez, habló sobre la labor que realiza el Programa Nacional de Voluntariado y la concepción que guía su amplio abanico de actividades.
Rodríguez explicó que “al Programa Nacional de Voluntariado lo concebimos como una expresión de solidaridad ciudadana (…) es una forma más de participación social solidaria” que “pone una mirada crítica” en las relaciones sociales cotidianas. “Nuestro lema es ´participar para transformar´”, resumió al respecto.

Con relación a ello, se parte de que “hay una realidad que nos interpela” a cada paso y se refleja en el uso de los espacios públicos y las relaciones con los semejantes, entre otras dimensiones de la vida en sociedad. “Esto supone transformarnos a nosotros” para ser mejores con cada quien y el entorno, es decir que “también se juega en lo que hacemos” habitualmente, “en nuestras prácticas” de vida diaria, describió el joven funcionario.

El trabajo voluntario “es aquella actividad que se hace a cambio de nada”, solamente “con una vocación de servicio, de solidaridad, de colaborar en algún sentido” con alguien y algo que no es uno mismo, “sin retribución” alguna. Consiste en “una actividad libre”, hecha desde “la libertad de querer participar en algo” con “un fin puramente solidario y de servicio”.

Al revés de eso, si el voluntariado se realiza “a cambio de un tratamiento” médico, por ejemplo, o de una promesa de trabajo o de cualquier otra forma de retribución mediante un producto, servicio o remuneración monetaria, “estamos hablando de una situación de explotación” ejercida en contra de “una persona vulnerada en sus derechos”, advirtió el entrevistado.

Después describió la amplísima diversidad de actividades en las que se puede cooperar en el marco del Programa Nacional de Voluntariado y que van desde ayudar a otras personas en los cuidados de su salud hasta acompañar a jóvenes en conflicto con la ley, participar en movidas del INJU o la realización anual de ´Museos en la Noche´ y muchísimas otras.

Destacó que es “aplastante” la proporción de mujeres voluntarias respecto de la cantidad de hombres. “La inmensa mayoría, el 80% de las personas que se inscriben” en el Programa de Voluntariado, “son mujeres”, graficó.

Al hacer trabajo voluntario, “al final del día” se percibe que “una herramienta que transforma es el vínculo, la confianza que deposito en vos” y en virtud de la cual seguramente “del otro lado van a crecer muchas más cosas”, reflexionó Rodríguez. “Lo más importante es tener ganas” de hacerlo, porque en definitiva “todos tenemos algo para aportar”, recordó.