Más de 12.000 alumnos de Primaria de todo el Uruguay participan en esta temporada del programa ´Verano Educativo

Entrevistado en InterCambio el maestro Pablo Caggiani, integrante del Consejo de Educación Primaria, habló sobre el relevante trabajo pedagógico y cultural que desarrolla en cada temporada estival el programa ´Verano Educativo´.

Caggiani informó, entre muchos otros elementos, que “en este momento más de 12.000 niños y niñas” de todo el territorio nacional se encuentran “participando de ´Verano Educativo´” en todo el país.

Este programa fue creado hace “más de 29 años” con el propósito de “garantizar que los gurises comieran” todos los días tras la finalización del año lectivo. Ya con los gobiernos frenteamplistas, fue reformulado hacia su extensión en cuanto a las propuestas y hacia su ampliación en cuanto a la cobertura.

El consejero destacó la insustituible tarea que realizan en cada temporada “las maestras”, siempre empeñadas en “garantizar” que el programa incluya contenidos educativos y pedagógicos, además de los aspectos específicamente lúdicos y recreativos.

´Verano Educativo´ comprende la participación de los niños en actividades deportivas así como en “campamentos, salidas, piscinas, playas, talleres de artes, de drones, de robótica, de títeres, de patín” y una multiplicidad de propuestas que se estructuran en torno al aprendizaje, el juego y el disfrute.

“Esto ya no es solo de Primaria”, destacó también Caggiani, porque a la instrumentación del programa se han ido sumando otras instituciones del Estado y también empresas y sindicatos. “Arriba de 700 adultos” entre técnicos y no técnicos trabajan actualmente en el programa, siendo justo y necesario “reconocer el compromiso de los docentes”, puntualizó.

Por todo ello convocó a reflexionar sobre la pertinencia de la idea de “achicar los costos del Estado”, como proponen algunos actores sociales y políticos desde hace varias décadas en el país.

Y es que ´Verano Educativo´ también opera como “un gran laboratorio de lo pedagógico”, que se nutre de “proyectos que arman los docentes”. “Más de 130 laboratorios de cómo mejorar la educación pública”, además de la “expansión de derechos”, enfatizó.

Su aplicación combina “lo lúdico” con la apuesta permanente a “reforzar los aprendizajes de gurises que tienen más dificultades” durante el año. El maestro resaltó asimismo que “desde la reformulación” diseñada en los años anteriores, “dejó de ser un programa para los pobres” y en él pueden inscribirse todos los niños que quieran, de educación pública y privada.

“Tenemos en el área metropolitana listas de espera en todas las propuestas” para participar en ellas, indicador del crecimiento de la demanda de los niños y la familias que supone un importante desafío orientado a cubrirla.

Después, el entrevistado abordó otros temas educativos y entre ellos explicó las razones para determinar el inicio de cursos el 1 de marzo de cada año, refiriéndose luego al tema de la cantidad de días de clase por año.

A continuación Caggiani desarrolló diversos aspectos relevantes que hacen a la evolución del sistema educativo uruguayo y a la relación de este con la desigualdad social y los procesos culturales que ello genera en los diferentes sectores de la sociedad, las familias y las personas.