Mariana Mota: desde 2012 la Institución de DDHH ha venido recibiendo continuamente reclamos de víctimas no incluidas en las leyes reparatorias

Entrevistada en InterCambio la presidenta de la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH), Mariana Mota, habló sobre diversos temas vinculados al concepto de Justicia, siendo muy crítica con diferentes omisiones del Estado tanto en asuntos de crímenes de lesa humanidad durante el terrorismo de Estado como en otros relativos al delito común.

Mota señaló que “la Ley de Caducidad implicó un paréntesis largo en años” durante los cuales quedó suspendida la materialización de Justicia para las víctimas directas e indirectas y para la sociedad toda.
Entre otros cursos negativos, esa norma “permitió el desarrollo y la instalación en la memoria colectiva de conceptos” falsos y anti-históricos como “la ´teoría de los dos demonios´”, cuya lógica “in-visibiliza todo lo que pasó con las víctimas ´menores´” y con “toda la sociedad”.

Como efecto y consecuencia de ello, “la sociedad no siente que haya vivido ni que viva la impunidad”, porque lo que entendió y asumió es que se trata de una cuestión “´de otros´”, a los que percibe distantes a su peripecia.

Lo ejemplificó recordando que durante el largo periodo de terrorismo de Estado y dictadura, “había otras graves vulneraciones” no percibidas por la sociedad, como las sufridas por “los colectivos trans” y “la población afro”.

La magistrada reflexionó en torno a “cómo le ha impregnado a uno mismo todos esos conceptos” erróneos que relativizaron y ocultaron los perjuicios, daños, traumas que aquello produjo a multitudes y a la sociedad como tal.

“Hay un deber por parte del Estado de dar Justicia” y de hacerlo “en tiempo oportuno”, así como de garantizar “el derecho que tiene la sociedad a saber la verdad”. En estos deberes radican las debilidades y omisiones estatales.

La omisión histórica e incluso actual del Estado es de tal magnitud que determina por diversas vías su relativa carencia de legitimidad en otros terrenos, como la efectividad de su acción ante el delito común.

La INDDHH “desde 2012 a la fecha ha venido recibiendo continuamente reclamos de víctimas no incluidas en las leyes reparatorias”. En este punto, Mota subrayó que “hay un tema de atención en salud que es muy importante en este tipo de víctimas”, por las secuelas físicas y psíquicas.

Sobre esta dimensión del trauma encarnado en la sociedad, resaltó que este jueves 27 se emitirá un documental que aborda el tema de los entornos sociales de las víctimas durante la dictadura y el terror de Estado.

Después desarrolló conceptos normativos que remiten a derechos establecidos por leyes internacionales y a la relación de éstas con las leyes nacionales, señalando que los avances y retrocesos legales y jurídicos son siempre expresión y reflejo de los procesos sociales.

Más adelante se refirió a problemáticas de derechos referidos a la delincuencia común, al sistema penitenciario y a la acción del Estado en estas materias, mencionando algunas de sus luces y sombras.

Entre otras consideraciones, cuestionó lo que valora como una gran desproporción entre algunas de las tipificaciones penales vigentes y el tipo de actos concretos a los que éstas se aplican.