María Elena Mizrahi, coordinadora de Protección a la Infancia: en la sociedad uruguaya tenemos un debe con la niñez y la adolescencia

Entrevistada en InterCambio la coordinadora del Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (Sipiav), María Elena Mizrahi, habló de los datos correspondientes a 2018 sobre maltrato y abuso infantil en nuestro país.

El informe con esos datos registra unas 4171 situaciones de violencia contra niños y adolescentes durante el año pasado, esto es solo los casos detectados y confirmados.

Mizrahi puntualizó que “para nosotros la violencia es un problema social grave”, claramente visible para los técnicos y operadores desde hace varias décadas pero que “el país no cuantificaba” ni sistematizaba con precisión hasta la década pasada.

Además, esa carencia era agravada en los hechos porque en la sociedad, incluyendo a las organizaciones e instituciones especializadas en el tema, “había otras interpretaciones de lo que les pasaba a los niños y adolescentes”.

Explicó sobre el Sipiav que en este ámbito “articulamos y coordinamos políticas” en la materia entre “el Estado” y “la sociedad” civil. Destacó que “hoy tenemos 21 Comités de Recepción local” en todos los Departamentos del país, aunque “no siempre tenemos los técnicos necesarios para atender” todos los casos, “sobre todo en la ruralidad”.

Resaltó asimismo que “se ha logrado” la conformación de equipos técnicos por parte de las mutualistas para atender la violencia infantil, algo que fue necesario generar “sobre todo en Montevideo” dado que “en el Interior es más fácil coordinar” las tareas entre el sector privado y el Estado.

El ámbito de “la Educación” es en donde se detecta la mayoría de situaciones de maltrato y abuso infantil, al tiempo que “el sector Salud es fundamental” para atender, revisar y diagnosticar a las eventuales víctimas.

Durante la entrevista, la coordinadora del Sipiav fue reseñando la evolución de la institucionalidad estatal que el país ha creado hasta el presente para atender la violencia infantil.

Subrayó la importancia de entender que “en el tema de la violencia” hacia los niños y adolescentes, como en la violencia en general, hay involucrado “un tema ideológico, no partidario” sino referido al concepto “de privacidad” en el seno de “la familia”.

Lamentó la evidencia de que “cuando hay violencia intrafamiliar, nosotros no llegamos en general con el primer golpe” ni con el primer abuso, sino cuando esas conductas ya han encarnado en un núcleo familiar. “Vos no podés trabajar con los niños, si no trabajás con los referentes adultos” que conviven con ellos, indicó.

También resaltó el concepto de que “no hay una violencia más importante que otra, el problema es la violencia” como conducta humana, facilitada y promovida por relaciones desiguales de poder entre las personas, los roles y las clases sociales.

“Nosotros tenemos derecho sobre los niños y adolescentes para protegerlos”, no para agredirlos y mucho menos para abusar de ellos. “En la sociedad uruguaya tenemos un debe con relación a la niñez y la adolescencia”, deuda reflejada en que “los sectores más empobrecidos” del país son los de “la infancia”.

Más adelante en la nota Mizrahi se refirió a las situaciones de abuso sexual infantil en las familias. También explicó que la violencia de los adultos hacia los niños y adolescentes “es un proceso social muy difícil de desandar”.