Latinoamérica es clave para que Turquía “se convierta en un actor global”

08/02/2018

Desde el 20 de enero Turquía inició una ofensiva en la región siria de Afrin contra los kurdos y le advirtió que Estados Unidos que si seguía apoyándolos se pondría en su línea de fuego, abriendo un nuevo frente entre los dos principales ejércitos de la OTAN. 
Enfrascado en estas luchas, el presidente Recep Tayyip Erdogan decidió suspender sin fecha su gira latinoamericana, aunque distintos análisis consideran que no tardará mucho en reactivarla, por considerar las relaciones con esa región como prioritarias. 
Solo mantuvo la cita de este 5 de febrero al papa Francisco en el Vaticano. Uno de los temas en los que hubo acuerdo fue en defender la condición de Jerusalén como patrimonio palestino e israelí.
“Es la primera visita de un presidente turco al Vaticano después de 59 años, asì que esta visita simbólica abre un nuevo acercamiento, principalmente para tratar el tema de Jerusalén, ya que fue bastante notoria la crítica del Papa hacia el reconocimiento estadounidense como capital de Israel”, destacó el doctor en Ciencia Política Imanol Ortega.
Esta apertura al mundo, que encabeza Erdogan desde 2014 como presidente, coincide con el progresivo acercamiento hacia América Latina. 
“Los intercambios comerciales entre Turquía y América Latina pasaron de 1.000 millones de dólares al año a principios de este siglo. En 2016 ya habían superado los 8.000 millones”.
Turquía tiene un TLC con Chile desde 2011 y encaminadas negociaciones similares con Colombia, Ecuador, México, Perú y tiene previsto hacer lo mismo con Centroamérica. El crecimiento comercial viene siendo respaldado por una mayor presencia diplomática. En 2009, Ankara disponía de seis embajadas en la región.  Hoy cuenta con 13, además de las oficinas de la Agencia Turca de Cooperación y Coordinación en México y Colombia.
Más allá de quién gane en las próximas elecciones, Ortega considera que el camino que une al ex imperio otomano con la región ya está marcado: “Para que Turquía finalmente se convierta en un actor global, tanto si Erdogan gana como si no, Latinoamérica tiene que estar como opción estratégica, sin lugar a dudas”.