Labat: este partido se gana en el seno del pueblo o no se gana; la estrategia de los sencillos es cara a cara, puerta a puerta y cabeza a cabeza

Entrevistado en InterCambio el Director Nacional de Evaluación y Monitoreo del Mides, Juan Pablo Labat, habló de los resultados de los comicios nacionales del domingo pasado y analizó las perspectivas hacia el balotaje a la luz de las orientaciones programáticas que están en juego.

Labat señaló que “el Frente Amplio y el frenteamplismo esperaban otros resultados, salvo algunos escépticos entre los que me incluyo”. Se abrió entonces “un escenario complejo”, al que “hay que interpretarlo con cuidado a la luz de datos, historia y composición del escenario”, indicó.

Apuntó que “es menos predecible el futuro” a causa de las correlaciones partidarias externas e internas emergidas de la elección parlamentaria, y subrayó que hacia el balotaje “no hay ningún resultado obvio” sino que apenas “hay un favorito”. “No está nada claro que haya una linealidad” entre ese favoritismo y un desenlace a priori que lo torne triunfador.

Analizó que “la fidelización del voto está cada vez más entre comillas” y advirtió que la adhesión del “50 y pico” por ciento del electorado a opciones de derecha no implica en absoluto que todos esos votantes sean de derecha.

Éstos expresan un “profundo descontento con la política”, explicó, alertando contra “interpretaciones más simples de los fenómenos”.

Describió los únicos planes presentados hasta ahora por la derecha, que auguran severos retrocesos sociales y de políticas públicas, y recordó que “no ha habido de la oposición una propuesta que no sea un efecto místico”.

Analizó la vaguedad y vacuidad del concepto de “centro” político y abordó lo que reflejan las figuras de Guido Manini, “oportunismo”, Ernesto Talvi y Lacalle, “diferente a lo popular”. Los tres expresan “distintas vertientes que comulgan con representaciones populares muy potentes” en el plano simbólico, pero “la comunión en el programa está por verse” todavía.

“Este partido se gana en el seno del pueblo o no se gana”, por lo tanto “la estrategia de los sencillos es cara a cara, puerta a puerta y cabeza a cabeza”.

Labat recordó también que “hay entre un 80 y un 85% de la población que es beneficiaria directa e indirecta” de la políticas públicas, distributivas y de ingresos implementadas por el gobierno frenteamplista en estos 15 años.

Celebró la reactivación de la militancia frenteamplista espontánea y de impronta movimientista en las últimas semanas y aseveró que “la sensación que hay en el frenteamplismo es que ´este partido es mío´” mucho más allá de “los dirigentes”. “Es muy acertada esa posición”, valoró el jerarca.

También recordó que “no hay una consistencia en la oposición más que sacar al Frente Amplio del poder” y que esto constituye una debilidad.