La inteligencia artificial invade las compras diarias

12/02/2018

Amazon abrió el primer supermercado robótico de Estados Unidos.  Al establecimiento se ingresa al escanear la puerta con la aplicación de la empresa presente en tu  dispositivo móvil. Luego de ello las compras son como en cualquier autoservicio y solo hay que retirarse para que la cuenta llegue a tu celular.
La inteligencia artificial es uno de los grandes protagonistas del nuevo emprendimiento de Amazon. A  través de un sofisticado sistema de cámaras de identificación facial y de productos, la tienda registra cada cosa que toma – o en caso de arrepentirse devuelve- el cliente. Al salir del establecimiento el sistema  envía  la cuenta al cliente para que la pague a través del medio electrónico que prefiera.
Para el presidente de la Asociación Chilena de Robótica Rodrigo Quevedo, esta tecnología llegó para quedarse y  hay que tomarla como un avance natural de las capacidades de los humanos. La iniciativa que sorprendió a occidente, ya es parte del sistema de compras en China hace dos años, y está a cargo de la startup Bongo Box.
“Es algo natural, que tiene que ver con la evolución humana desde que se inventó la punta y flecha y hasta ahora. Es la aplicación del conocimiento adquirido en el tiempo, en beneficio del desarrollo de las personas. Y es una realidad que tenemos que asumir, aunque no es un cambio absoluto.  Cuando se inventó el automóvil no desaparecieron las carretas”, dijo a Sputnik.
La robótica crece a una tasa de 20% anual y pensar en el futuro implica pensar en una realidad en que también América Latina forme parte de estos nuevos sistemas. Para el experto, la región está preparada para adaptarse a estos cambios a pesar de que la brecha con países asiáticos es aún muy importante.
Más allá de la dimensión tecnológica, está en juego una nueva concepción de consumo que para Guillermo López, director de consumo masivo y retail de la consultora de negocios Cognitiva, se basa en los consumidores que recién se incorporan al mercado.
“Estamos en un momento de disrupción.  Tenemos en este momento  millenials entrando al mercado, que son nativos digitales y están acostumbrados a interactuar con redes sociales. Vamos a tener allí un crecimiento muy grande de aquellas que sean compras online – u otras modalidades de compra alternativa-. Pero eso no implica que vaya a desaparecer la tienda física”, reflexionó.