La estructura productiva del Uruguay, su reprimarización y las diez propuestas del Instituto Cuesta-Duarte para salir de ella

07/12/2017

La pasada semana se desarrolló en la sede de central del PIT-CNT, la parte expositiva del Encuentro Nacional de Desarrollo Productivo, titulado: “Un país de primera, es con desarrollo nacional”.
El economista Daniel Olesker, integrante del Instituto Cuesta-Duarte, se encargó de dar a conocer el documento que cuenta con diez propuestas específicas. Algunas de ellas servirán para desarrollar una discusión futura profunda en torno al plan de desarrollo productivo que debe proyectar el país.
El documento dado a conocer públicamente establece  que el desarrollo productivo pasa por la incorporación de valor agregado y que “sin subsidios públicos” no se podrán llevar adelante propuestas viables. Para ello se recomienda el subsidio y se definan sectores que no parecen viables en el mediano plazo. Por este motivo se deben pensar estrategias de reconversión y asumir los costos.
Entrevistado en InterCambio, Olesker explicó que Uruguay exporta productos manufacturados por un saldo superavitario de casi 4500 millones de dólares e importa casi 5.000 de dólares más de productos industriales, en especial de media tecnología, como celulares, autos y computadoras.
Agregó que en el 2005 la industria Uruguaya se basaba 60% en productos primarios y 40% en el resto, mientras que hoy en día, la relación es de 70/30, por lo que entiende que estos datos han refrescado la teoría de la dependencia, lo que a su criterio muestra que el hecho de seguir estando por fuera de la elaboración tecnológica es un problema importante.

 

Programa: