«La estrella del macrismo parece haberse apagado»

Cierta estabilidad en la economía argentina durante las últimas semanas aporta al Gobierno de Mauricio Macri una esperanza de revertir de aquí a octubre el impacto negativo sobre su imagen a raíz de la crisis económica y social. Sin embargo, todavía está casi 20 puntos porcentuales por debajo de la principal opción.

«No está descartado que pueda ganar un nuevo período, pero pareciera que su estrella se ha apagado y hay muchísima posibilidad de que la fórmula que le disputa el consenso electoral de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner pueda ganarle en octubre», afirmó en diálogo con Sputnik Julio Gambina, profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario.

De acuerdo con los últimos sondeos, en primer lugar de intención de votos figura con 42% la alianza Frente de Todos, con el exjefe de Gabinete Alberto Fernández como candidato y la expresidenta Cristina Fernández como segunda.

Luego, con 30%, aparece el movimiento Juntos por el Cambio del presidente Macri, que buscará la reelección con el diputado Miguel Ángel Pichetto como vicepresidente. Cierra el podio de intención de votos el Consenso Federal que lidera el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, con el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey como compañero de fórmula.

Los tres tienen un componente peronista. Los primeros en los sondeos participan bajo el lema tradicional del Partido Justicialista. Por su parte, el oficialismo incorporó a última hora a Pichetto, ampliando la alianza con el otro partido tradicional, la Unión Cívica Radical, que en 2015 llevó a Macri al Gobierno. Y finalmente, Urtubey es el que aporta el componente de peronista neto a la postulación de Lavagna.

Para Gambina la incorporación de «un peronista tradicional histórico» como Pichetto y de otros dirigentes de esa línea fue una buena jugada política en tanto lograría atraer a los votantes desencantados con el kirchnerismo.

El mismo efecto puede tener Lavagna y su compañero de fórmula hacia el electorado de Macri. Por eso la incertidumbre se mantiene a pesar de las definiciones de los binomios presidenciales.

«La polarización entre macrismo y kirchnerismo es muy importante. Y esa es la novedad política pos 2001, las nuevas identidades políticas son el macrismo y el kirchnerismo», definió Gambina.

En este contexto, la situación económica puede ser determinante, a diferencia de lo que pasó en 2015, apunta Gambina, cuando la gente votó sin pensar en el bolsillo: «Todavía el Gobierno apuesta a poder controlar los niveles de inflación que está muy alta: el último mes fue de 3,1%, y anualmente está por encima de 55%. Este año sería de 40%».

En este sentido precisó que el escenario ideal que proyecta el Gobierno para el 27 de octubre «es que siga bajando y que en la elección esté en torno a 2%».