Kintto Lucas: gobierno ecuatoriano lanzó “pos-represión” contra activistas, dirigentes y gobernantes que apoyaron la movilización indígena y popular

Entrevistado en InterCambio el exvicecanciller de Ecuador Kintto Lucas, habló de la crisis política e institucional que viene sacudiendo a este país hermano en las últimas semanas y del engañoso procedimiento oficial que en la víspera habría significado el fin de la vigorosa movilización popular.

Lucas describió que “la situación empieza a normalizarse (…) después de ayer” domingo 13, en función del “acuerdo que no fue acuerdo” sino un “engaño” del gobierno, aunque “igual el movimiento indígena” comenzó a desmontar “la movilización” que obligó al gobierno a sentarse a negociar. “Está latente ese acuerdo que no es acuerdo” y con el que “los están engañando” a los movilizados, que están “levantando la movilización”.

El escritor, periodista y político uruguayo-ecuatoriano contó al aire que “hasta el viernes fue una represión brutal” la que hubo en varios sitios del país, sobre todo en la capital nacional, Quito; “ayer también hubo represión”, aunque menos intensa, y “ahora viene una pos-represión contra los sectores que apoyaron” a los indígenas y demás colectivos movilizados.

Ésta pos-represión incluye detenciones de gobernantes provinciales electos, por ejemplo, con lo que “se empieza a ver lo que puede venir en los próximos días”. Agregó como ejemplo que hay “dirigentes” del ´correísmo´ para quienes se libró “prisión preventiva” y que por esto mismo “tuvieron que irse del país entre el jueves y el viernes”. “Creo que va a venir una represión muy fuerte”, indicó el entrevistado.

Recordó que si bien “la movilización estalló con la eliminación del subsidio” estatal al precio de los combustibles, ya desde “antes del acuerdo con el FMI” el gobierno de Lenín Moreno había impuesto una serie de “medidas económicas” que “afectaron a los sectores populares”, lo que sucedió “sobre todo (…) durante el último año y medio”.

También “se les perdonó 4.000 y pico de millones” de dólares en deudas fiscales “a los empresarios”; fue aumentada la cantidad de “años” de actividad laboral para poder acceder a la “jubilación”; asimismo “se está queriendo ir a la privatización del instituto de seguridad social”; además “se despidió a 200.000 personas” del Estado en apenas “dos años y pico” y esto “se nota en el desempleo”, al punto de que “en Quito no había gente pidiendo y ahora hay” así como creció “la informalidad” y la cantidad de personas “vendiendo caramelos” en las calles; y a todo ello se agrega la pérdida “del seguro social”, reseñó Lucas la política oficial antipopular.

Después explicó cómo el gobierno instrumentó la maniobra que ayer domingo llevó a la dirigencia indígena a firmar un acuerdo que en realidad no es tal y que constituye “un engaño burdo”, lamentó el exvicecanciller.