July Zabaleta, a 10 años de creada la División Políticas de Género: El paso que nos queda es profundizar las investigaciones, que son demasiado flojas

Entrevistada en InterCambio la directora de la División Políticas de Género del Ministerio del Interior, July Zabaleta, informó que la Policía diseñó y pondrá en funcionamiento una nueva “Dirección de Investigaciones” de violencia de género que contará con “tecnología” actualizada al efecto.

Cuando se cumplen 10 años de la creación de la División a su cargo, Zabaleta evocó lo “difícil” que fue entonces “arrancar” con este “mecanismo” especializado.

“Al hablar de género lo primero que se generaba era resistencia” por carencia institucional de esta cultura. “La primera directora” de la estructura que precedió a la División, “Marisa Lindner, se llevaba todos” los palos y críticas.

La creación de la División implicó el despliegue de “una política más sostenida y con compromiso” en el tema. Para lograrlo, “cuestiones que pueden ser debilidades, las transformamos en fortalezas”, como la estructura “jerárquica”. “Las capacitaciones de género son obligatorias”, ejemplificó la entrevistada.

De hecho, “cuando se creó la División, no había un protocolo estandarizado” en la institución policial para atender el tema. En el mismo sentido, “la primera Ley de Violencia Doméstica” en Uruguay “es de 2002”, año hasta el cual este flagelo social era considerado un asunto privado y familiar. “La policía no te tomaba la denuncia”, recordó.

Apuntando a modificar esa realidad sistemáticamente, primero se estableció en la Policía “la capacitación” de los funcionarios, después se avanzó creando un registro “estadístico” y luego se orientó la acción hacia “la judicialización” de las denuncias. “Hoy estamos casi en el 100%”, es decir que prácticamente “todas” las denuncias “van a la justicia”, resaltó.

Ese dato supone no solo un gran adelanto institucional sino también en términos de cultura y conciencia de las personas en general y las víctimas en particular. “El riesgo (de que haya violencia) aumenta cuando hubo convivencia” dado que “estás denunciado a la persona con quien viviste, planificaste tu futuro”, reflexionó. “Ninguna” justificación es válida para el ejercicio de la violencia interpersonal, puntualizó.

Destacó que el año “2018 terminó con más de 39.000 denuncias” de violencia de género y doméstica. “Significa un crecimiento de más de 500%” y esto implica que “hay ahora una confianza en los operadores de justicia”, subrayó.

Zabaleta agregó que, no obstante, “los recursos” disponibles para responder a la compleja problemática “son menores a la demanda”, más allá del compromiso humano del funcionariado para ayudar en cada cosa posible a cada víctima y su entorno.

La funcionaria mencionó el valor positivo del “convenio” firmado “con la Intendencia de Canelones” para mejorar la atención de las víctimas de esta violencia, que suelen vivir en condiciones socioeconómicas muy duras.

En cuanto al funcionamiento del sistema de justicia, abogó por que “cada institución haga lo que tiene que hacer”.

“El rol de la Policía tiene que mejorar lo que informa e investiga”, mientras que “la justicia” debe actuar con “mayor sensibilización” y junto a la Fiscalía tiene que “aceptar la recomendación” que hace la Policía en cada caso. “El paso que nos queda es profundizar las investigaciones”, que “son demasiado flojas”, resumió.

Graficó la gravedad de esta realidad y lo arduo de la tarea policial en la materia, contando que actualmente hay “600 tobilleras” electrónicas colocadas, lo que supone “1.200 personas” para monitorear cada día.

A eso se suman las “20.000 alertas por día” de violencia doméstica, entonces “¿cuántos policías necesitás?”. Luego, de esas 20.000, unas “1.600 alertas tienen algún grado de riesgo”, por lo que se requiere “cuatro policías en simultáneo trabajando para cada una”, explicó Zabaleta.