Josefina González, activista trans: el fracaso en el intento de derogar la Ley Integral para Personas Trans representa “un mojón en la historia del país”

Entrevistada en InterCambio la activista trans Josefina González, habló de la victoria social que implicó la escasa adhesión al pre-referéndum de este domingo 4 para derogar la Ley Integral de Personas Trans e hizo una puesta a punto informativa de esta lucha por la identidad y los derechos.

González inició la entrevista agradeciendo “al pueblo uruguayo” por su mayoritario rechazo a la iniciativa derogatoria organizada por el diputado del Partido Nacional Carlos Iafigliola. Con la baja votación de la víspera, el pueblo “evidenció su voluntad de no obstaculizar estos procesos” de reconocimiento, legalización y apropiación de derechos humanos y civiles.

Destacó que los núcleos del activismo trans -así como otros- “venimos trabajando socialmente desde hace muchísimos años” para legitimar sus identidades y derechos a vivir conforme a cómo se sienten y definen. En ese largo y difícil camino, el resultado de este domingo 4 supone “un mojón en la historia del país” y en la “visibilización de este tema”.

Recordó que desde el activismo trans “no estamos intentando generar obligatoriedades de ningún tipo” para nadie, sino apenas la consagración social y legal de la libertad de ser y estar en sociedad conforme a la identidad de género y sexo que cada cual siente y elige para sí.

En cuanto a la gente que rechaza esos derechos y ayer votó por la derogación de la Ley referida, González explicó que “más que preocuparnos, nos ocupa” revertirlo y superarlo socialmente. Con este objetivo continuarán trabajando para “lograr y generar herramientas” orientadas a interactuar con “ese núcleo duro que fue a votar”, al que también le expresan que “existimos y primero que nada queremos ser”.

Se trata, al mismo tiempo, de enseñar y educar a las nuevas generaciones de uruguayos desde y hacia otros paradigmas inclusivos y comprensivos de la diversidad humana. De ahí que sea necesario “aportarle a la Educación herramientas para seguir trabajando desde otros lugares” en la formación social y ciudadana en derechos y sensibilidades.

La militante social recordó asimismo que las personas trans en ´Occidente´ “venimos de historias de mucho sufrimiento, venimos de un genocidio de lo trans” y seguramente -proyectó- tendrán que empezar a luchar por instalar ese concepto de genocidio trans a nivel de la legislación nacional e internacional.

“Tenemos un cementerio en nuestras cabezas, conocemos más muertas que vivas”, graficó la licenciada en Ciencias de la Comunicación, señalando a continuación, como otro objetivo político de su peripecia colectiva, “integrarla a la Historia común” de los países y la Humanidad como tal. “Estamos en un momento histórico muy particular, el de la visibilización”, recalcó respecto de la relación de Uruguay con el tema.

Después González explicó algunos avatares y dimensiones de la lucha trans por sus vidas e inclusión social y del peso que hasta ahora han asumido principalmente las mujeres trans, ya que el patriarcado también ha determinado históricamente la asignación de roles entre estas personas. En América Latina “históricamente el frente de la lucha lo han llevado adelante las mujeres trans”, ejemplificó.

Más adelante se refirió a los necesarios cambios de paradigmas y criterios que deben acelerarse y profundizarse, en este tema, en la órbita del Sistema de Salud y la atención sanitaria. “Necesitamos (la misma) atención de calidad y humana” que cualquiera, sintetizó. Resaltó en este sentido el caso particular del Hospital “Saint Bois” e indicó que “el Sistema de Salud ha avanzado muy poco” en general.

González continuó la nota hablando de la indispensable labor orientada a ir modificando pautas y concepciones sobre géneros e identidades en el seno del Estado y cada una de sus instituciones y niveles.