José María Lez, presidente del Inavi: Uruguay no tiene que demostrarle a nadie su capacidad de producir vinos con calidad

Entrevistado en InterCambio el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi), José María Lez, habló sobre las condiciones de producción del rubro en el país y la evolución de los planes de exportación.

Lez detalló las condiciones naturales necesarias para tener una buena producción vitícola, recordando que “la planta necesita una alta cantidad de agua”, que “no todos los países la tienen” y que en este sentido “tenemos una viticultura bastante privilegiada”, similar a la región francesa “de Burdeos”. 

Después se refirió a “este muy buen proceso de reconversión” del complejo productivo vitivinícola nacional, cuyo eje es “el sector privado”, que “comenzó hace unos 30 años” y que “después se fortaleció al sector industrial”, es decir la transformación de la uva en vino.

Confirmó que “hay un plan estratégico” que sigue en marcha, “basado en esos planes de hace 25, 30 años” y que entre otras variables atiende al hecho de que “estamos consumiendo menos de lo que producimos”, por lo que se genera cada año “un sobrestock que tenemos que rediseñar” hacia un mayor volumen de exportación, porque la venta externa es insuficiente.

Uruguay produce unos “70, 75 millones de litros al año” de vino, de los cuales unos “15 millones” constituyen “el sobrestock”, en función de lo cual “tenemos que poder llegar al punto de equilibrio de 10, 12 millones de litros de exportación”. “Hoy estamos en unos 5 millones”, precisó. 

“Hoy estamos en la reconversión comercial” del sector, que debe moverse mirando hacia un “mercado mundial (que) está muy competitivo” debido a que “hay un excedente de vino a nivel mundial”. “La gran expectativa está en los países emergentes” en materia de consumo de vino, como lo son “Estados Unidos”, los de “Asia”, “Brasil”, por ejemplo.

Sobre los diferenciales que pueden beneficiar a Uruguay en el marco de la citada competencia comercial global, Lez afirmó que “la relación calidad/ precio tiene que jugar a nuestro favor”, junto a otros activos que incluyen la condición familiar de su producción, las condiciones ambientales, también las sociales y políticas, muy valoradas por mercados como el “de Suecia”.

“Estamos consolidando mercados y esos mercados están creciendo”, como sucede con “Suecia”, “Países Bajos”, “Canadá” y otros, resaltó. “Uruguay no tiene que demostrarle a nadie su capacidad (de producir) en calidad”, y otro ejemplo de ello es “el modelo de trazabilidad” de su producción, “que empezamos por 2012 y el país puede mostrar” al mundo. “Puede decirse de qué parcela salió” el vino que se toma, graficó. 

“El gran desafío lo está haciendo el sector privado (…) nosotros acompañamos (…) hoy al mundo exportan 40 empresas uruguayas”, resaltó el presidente del Inavi.

Informó que “este año hicimos una fuerte movida de vino a granel”, logrando una colocación en el exterior de “16 millones” de vino aproximadamente. “El 40% del vino que se comercializa en el mundo es granel”, lo que implica también una intensa competencia. Por eso “queremos ponerle valor agregado a ese granel”, indicó.