InterCambio transmitió este martes 30 desde la sede del STIQ, “un Sindicato con una larga tradición de negociación colectiva” y fraternidad

En la transmisión en vivo de InterCambio desde la sede montevideana del Sindicato de Trabajadores de la Industria Química (STIQ) este martes 30, víspera del Día Internacional de los Trabajadores este 1° de Mayo, el presidente Diego Zipitría, el vicepresidente Pedro Acevedo y el representante del Interior Alejandro Ferrari contaron algunas características del STIQ y de su política sindical.

Los dirigentes anfitriones agradecieron “esta oportunidad” de emisión conjunta desde su sede nacional, “una utopía que se empezó a sembrar hace un par de meses, que un sindicato transmita” en vivo una celebración colectiva en “una víspera” de un “1° de Mayo”.

Hicieron “una mención también al Día del Trabajador Rural, hoy 30 de Abril”, conmemorando “un derecho” recién reconocido en Uruguay después del 1° de Marzo de 2005 y que representa “una vieja reivindicación del movimiento sindical” uruguayo.

Zipitría y Acevedo compartieron al aire que durante esta mañana de emisión sintieron “un montón de emociones cruzadas” en un local sindical “lleno de gente”, con muchos “compañeros que estuvieron llegando desde las 7 de la mañana” y desde diferentes zonas del país para participar en Montevideo de estas jornadas de celebración y memoria de lucha obrera.

Después explicaron que “los afiliados al STIQ al día de hoy andan en unos 1.100 trabajadores (…) de un total (…) de unos 5.000 trabajadores” que laboran en el sector de la Química y afines. Es un “Sindicato único de nivel nacional” que nuclea a trabajadores de “distintos” subsectores “de actividad como (…) Perfumería, Química Básica, la parte de Caucho, Recauchutaje, Artículos Varios, Veterinaria también tenemos” y “Pintura”.

Para la organización de reivindicaciones y objetivos “tenemos distintos convenios por grupo de actividad”. Así, “en cada” ronda de “Consejos de Salarios” el STIQ concurre con “una plataforma única en base al convenio más viejo que tiene el Sindicato, que es el de Química Básica”.

Entonces “ahí” y “mediante el transcurso de los Consejos de Salarios, se van planteando las reivindicaciones para tratar de acercar a los compañeros” de los otros subsectores “a los laudos y los beneficios que tiene Química Básica”.

Ese lineamiento general se desarrolla “más allá de que por la vía de las negociaciones, hay sectores (…) como Veterinaria que en temas de Igualdad de Género o Equidad han avanzado mucho más que el grupo más grande y con más trabajadores, que es Química Básica”, destacaron.

Esas conquistas específicas y otras guardan relación, por ejemplo, con el hecho de que “hay grupos” con “más cantidad de hombres” tal como hay “otros” con “más cantidad de mujeres”. Dio otro ejemplo de especificidad: “el tema salarial, cuando está muy trancado, salimos con el tema de otros beneficios”, y también sucede a veces que esa dinámica se da a la inversa.

Luego resaltaron que es un Sindicato con una práctica histórica de cooperación y ayuda social. “Tenemos un fondo social solidario” y financiado con aporte bipartito obrero-patronal, así como también cuentan con “una caja de auxilio de la industria química” y otros “muchos beneficios” generados mediante “el convenio” colectivo sectorial.

También han logrado “salario vacacional extra en el grupo de Química (…) y horas para acompañar a los hijos y a los padres al médico”. “Venimos de una larga tradición de negociación colectiva” de muchas décadas, y en un lapso más reciente “venimos ´rankeando´ un poco los salarios de la Construcción, de AEBU, de la Bebida”, señalaron con satisfacción.

Subrayaron con sano sentido del orgullo que esa tradición cooperativa y solidaria del STIQ no se interrumpió durante “la dictadura” ni tampoco “en los 90”, cuando “todos los meses se cerraba una fábrica”. “No queremos volver a esas épocas, a esos tiempos” de gobiernos antipopulares, dijeron.

Más adelante abordaron los temas de “empleo de calidad” y por ende mencionaron “la seguridad, la salud, el medio ambiente de trabajo y las condiciones de trabajo” como aspectos batallados históricamente por el STIQ, que no pocas veces ha “tirado para atrás” acuerdos en ciernes hasta tanto las patronales no ratificaran su compromiso con el cumplimiento.

Detallaron la normativa nacional e internacional de Salud y Seguridad en el trabajo referida a la industria química y lamentaron “la desinformación que hay a través de las redes sociales en este tema y otros”. En estos ámbitos hay gente que opta por “tirar lo más feo que tenemos como sociedad, tirar lo peor” cuestionando que “´si tenemos salud pública para qué los sindicatos se metían en esto´” de defender sus condiciones laborales.

A la mesa de InterCambio se sumó a continuación el trabajador y activista sindical Alejandro Ferrari, delegado de base de Isusa – Nueva Palmira y representante de la Mesa del Interior en la dirección del STIQ.

Ferrari contó que “mañana” 1° de Mayo “hace 5 años que inauguramos el primer local en el Interior”, momento a partir del cual “fuimos expandiéndonos y afiliamos a más compañeros”. Así, “hoy representamos a 280 compañeros (…) en la mesa del Interior afiliada al STIQ”, informó.

Explicó que además de trabajar en los temas salariales y de condiciones laborales con la dirección nacional del STIQ, a nivel local “apuntamos mucho a trabajar en los tema sociales de cada pueblo en los que están situadas las fábricas” del sector.

En ese sentido aportó ejemplos de ayuda social a trabajadores perjudicados por diversos avatares de vida como el tornado de 2016, ilustrando sobre la solidaridad y la fraternidad involucradas. Su acción colectiva alcanza “también lo que compete a lo social y a integrarnos como Sindicato” de rama, “dando una mano en todo lo que se pueda” a cada integrante.