InterCambio transmitió este lunes 20 de Mayo desde el Museo de Memoria y dialogó con su director, Elbio Ferrario

Entrevistado en InterCambio el director del Museo de la Memoria (MUME), Elbio Ferrario, habló sobre la labor de preservación y cultivo de la Memoria histórica referida al Terrorismo de Estado que realiza este centro de archivo documental.

Ferrario recordó que “el proyecto del MUME comenzó por el 2005, 2006” a partir de “las organizaciones” de Derechos Humanos (DDHH) y lucha por la Justicia, proceso en el que “la Marcha” del Silencio que se realiza cada 20 de Mayo operó como un elemento “aglutinante”.

El emplazamiento y localización del MUME es en “la quinta de Máximo Santos” y fue elegida especialmente por ser un lugar en “donde la última dictadura se vinculaba con otras” en un país, como Uruguay, que también tuvo varias tiranías en su proceso histórico y habiendo sido la de Santos “un exponente del militarismo del siglo 19”.

Ferrario graficó la simbología del lugar contando que “la familia” de Santos confirmó a los responsables del MUME que el dictador tiraba “a sus enemigos políticos a los leones”. Así que aquella versión terrible “no era un mito, todo eso ocurrió” y de hecho “está la fosa ahí”, a la vista de todos.

La idea-fuerza para el desarrollo del MUME es que sea centro de Memoria y símbolo de “la resistencia” contra el Terrorismo de Estado y de “las luchas por un mundo mejor” que han tenido lugar en nuestro país. Apuntó que este “es un ciclo histórico que no está cerrado”, como lo demuestran “los acontecimientos” de los últimos meses y semanas.

Después el entrevistado explicó “el guion museológico” del MUME, desde el batllismo y el proceso sociopolítico que deriva en la instalación de la dictadura y sus largos años de persecuciones con cárcel, exilio, destituciones, desapariciones y actividades de la resistencia , hasta la recuperación democrática y la proyección hacia una nueva etapa de construcción nacional.

También describió el trabajo conjunto y de cooperación con la sociedad civil, tanto para la obtención de materiales, objetos y documentos como para la participación y la asistencia ciudadana al Museo. Reseñó el tipo de materiales que preserva y custodia el MUME y describió cómo son las propuestas que este centro ofrece al público visitante.

Recordó además cómo funcionaba el modus operandi del Terrorismo de Estado en algunos de los centros de detención, tortura y asesinatos que integran el circuito de Memoria, tarea que también forma parte de la labor del MUME.