Hermanos del fervor: marchas militares y jingles políticos

La palabra “militar” tiene dos connotaciones. La primera tiene que ver con “militar” por una causa; comprometerse y trabajar por algo. Esa es la tarea del militante. La otra acepción de la palabra “militar”, alude a lo bélico, a las Fuerzas Armadas, al militarismo. Ahora bien: ambas palabras, también desde lo musical tiene algunos parentescos.

En ambientes bélicos, las marchas o toques militares tienen distintos alcances, pero todos buscan motivar a la tropa o dar una orden de atacar por un lado o por el otro. En la guerra no se escuchan las órdenes, entonces se usa al toque militar para dar una orden sonora que se escuche en el campo de batalla.

En política, también se busca motivar. No se busca convencer, en todo caso se busca fortalecer el convencimiento y darle un sentido de pertenencia a un grupo o tribu. Adviértase que en nuestro candombe, hay toques que identifican a Palermo Sur, Cordón o Buceo. El sonido hace a la pertenencia. En el caso de los militares, el sonar de tambores o trompetas, también motiva.

Escuchemos parte de una recopilación de toques militares, infantería, caballería y artillería en México. En general, en todos los países tienen el mismo esquema.

¿Qué es un jingle o canción política?
El jingle es un mensaje publicitario cantado. Consiste en una canción de corta duración (de 5 a 60 segundos) y de fácil recordación que se utiliza para acompañar a los anuncios de publicidad. En los jingles se acostumbra decir el nombre de la marca a publicitar o el slogan creado para la campaña. A este tipo de estrategia se le conoce como branding auditivo.

La importancia del jingle se encuentra en quedarse impregnado en la mente del receptor del mensaje. Para lograr dicho objetivo el jingle debe ser claro, corto y fácilmente identificable.

Funciones de los Jingles

Ser Persuasivos. Tienen menor rechazo a comparación de otras piezas de campañas. La música es un buen soporte para el texto. Si la letra y la música son buenas, la recepción del mensaje está asegurada.

Facilitar el Recuerdo. Es más fácil recordar un mensaje cuando es cantado que si te lo cuentan. Los jingles suelen repetir muchas veces la marca anunciante como parte de la letra de la canción y al receptor de mensaje esto parece no importarle, ya que no suele ser tan forzado como cuando se nombra a la marca sin música.

Crear lazos afectivos. Si la canción es pegajosa, genera un buen clima, dando sensaciones positivas a quien la escucha. Con un jingle creativo y con un buen estudio de públicos objetivos, se puede lograr que la marca sea recordada por mucho tiempo.

Un poco de historia

Los jingles publicitarios aparecen por primera vez en la historia en Estados Unidos de Norteamérica, en la década de 1920 a la par de las emisiones radiales.

Como todas piezas publicitarias que se desarrollan para realizar un campaña, es muy importante que antes de crear un jingle se realice una estrategia publicitaria y si ella determina que el camino correcto para alcanzar los objetivos de venta es el jingle, recién podremos pensar en esta pieza para comunicar. Las firmas comerciales realizan investigaciones de mercado para luego hacer determinada canción. En nuestra política eso casi no se hace; más bien se sigue el olfato del creativo y del político.

Escuchemos el viejo jingle de Coca Cola, un ejemplo claro de permanencia sonora en el tiempo.

Ahora escuchemos uno de los mejores jingles políticos realizados en los últimos tiempos. Se trata del difundido por el Frente Amplio en el 2014.

Ahora vamos a escuchar algunos jingles que se están difundiendo. Son canciones políticas de distintos partidos y distintos sectores.

FRENTE AMPLIO.
Si tuviera que decir que existe el género “jingle”, sería esto. Es un buen jingle. Tiene todo: mensaje, melodía pegajosa, buen estribillo, coro con fuerza y cantan hombres y mujeres. “Soy la esperanza que gana al miedo”, dice en una aparente alusión a la propuesta del senador Jorge Larrañaga y su reforma de la Constitución. Aparece “nuevos sueños, mismos principios, una bandera. Yo también soy vos.”. Se habla de los “sueños”, palabra que están en otros jingles.

ESPACIO 609 – CAROLINA COSSE.
Se trata de una propuesta musical del MPP que presenta una fusión de ritmos que incluye un rapeo. Hay una buena combinación de voces femeninas y masculinas. “Seguir para avanzar.” Cuando dice “la historia dice ya”, parece querer darle fuerza a una candidata mujer, la única que hay. Tiene un estribillo que pretende ser pegadizo (Ohhh Presidenta Carolina). Aparece el slogan del sector, “Con razón y corazón” y es uno de los únicos jingles que dice presidente y agrega el nombre del candidato.

DANIEL MARTINEZ.
Es un rock con coro bien marcado. Habla de un “nuevo país” de un “Nuevo Impulso, país de los sueños justos”. Aquí aparece un toque de poesía que parece ser del coordinador comunicación, Claudio Invernizzi. No aparece mención alguna al Frente Amplio, lo que coincide con el planteo gráfico que hace la candidatura.

LACALLE POU.
Se trata de un rock acústico en gran parte, cantado por Nacho Obes, ex vocalista de la banda Doberman. “Se puede sentir, tu rebeldía, la razón, tus sueños”. Aparece la palabra “sueños” y también la palabra “razón”, como en el MPP. “Es tiempo de conquistar libertad. Sentí la energía, abrí la ventana. Una nueva historia nacerá. Quieres una oportunidad. Soñar, crear, es tiempo de conquistar”. No menciona a Lacalle presidente y por la métrica exhibida parecería que además del creativo –como en otros casos- aparece la mano del político. “Pone esa palabra porque si”, parece haberle dicho alguien al letrista. Es muy largo y no hay estribillo potente.

JORGE LARRAÑAGA.
Es una salsa. Fortalece la idea de “vivir sin miedos” e insiste con el “Larrañaga Va”, una cosa bastante complicada porque tiene 5 letras A. No habla de Presidente.

JUAN SARTORI.
Empieza con candombe. Es bastante pegadizo y la palabra “Sartori” y “presidente” tiene una fuerte presencia. Un detalle no menor es que Sartori aparece hablando en sus jingles. No hay otro jingle con ese detalle. “Gana la gente. Gana Uruguay. Esta es la oportunidad. Se vive, se siente, Sartori presidente”.

JULIO MARIA SANGUINETTI.
Tiene como base la marcha camión. Fortalece la idea y línea de “battlistas” y habla de la “razón”. Tiene un estribillo “Por el camino que sale el sol”, una alusión rara por haber una canción franquista con la misma idea.

ERNESTO TALVI.
No es bueno. Claramente es una letra de un economista, “sueños posibles”. Refuerza la idea de lo técnico y no logra despegar.

AMORIN BATLLE.
Esta es una canción algo vieja, que utiliza “Bella Ciao” con candombe. No es buena.

EDGARDO NOVICK.
Utiliza dos canciones, una con murga y otra con cumbia. En los dos casos es marcada su crítica al Frente Amplio. “Luchemos juntos por los anhelos uruguayos. El cambio viene llegando, está en tus manos. Gana la gente. Luchemos juntos, trabajo y sacrificio”. No dice Novick Presidente. Habla mucho contra el Frente Amplio. Existo en tanto existe el otro, muy común en política, pero no avanza.

PARTIDO INDEPENDIENTE.
Identifica claramente a este partido en su tonalidad musical.

CABILDO ABIERTO.
Su discurso es la “honestidad” y el compromiso con los más humildes. No tiene punch.

ACCEDIMOS A LA MÚSICA QUE LE PROPUSIERON PERO NO QUISO QUE SALIERA.

Las palabras que más aparecen en las letras: gente, sueños, juntos, razón, nueva, nuevo.